Aunque ya pasaron más de 20 años, Titanic sigue despertando pasiones entre los fans. Éxito rotundo de taquilla, esta película ganadora del Oscar cada tanto vuelve a ser tema de discusión, ya sea por la relación de amistad de sus protagonistas –Kate Winslet y Leonardo DiCaprio-; por las todavía incesantes discusiones acerca de si entraban los dos en la tabla o, como en este caso, por una revelación que hizo el mismísimo director del film, James Cameron.

Hace un par de días, el canadiense subió a su cuenta de twitter una foto que trajo recuerdos inmediatos en todos los fans de la película.

La imagen remite a una escena muy particular del largometraje, cuando Jack y Rose huyen de Spicer Lovjoy y terminan en una de las bodegas del barco. Allí, en uno de los autos, los protagonistas tienen su primer encuentro amoroso y Rose deja su mano marcada en el vidrio. Esa marca, aparentemente, todavía se conserva y así lo demuestra la captura que Cameron subió a su red social.

Lo que quizás muchos no sabían es que la marca en cuestión no fue realizada por la mano de Kate Winslet sino por la del propio director, que aplicó un aerosol alrededor para evitar que la huella se borre con el vapor.