Cine
|
07/11/2021

3 famosas casas de películas que estuvieron a la venta

Te contamos sobre tres casas que muchos recordarán de un largometraje y que estuvieron al alcance de cualquier persona con los recursos económicos suficientes como para hacerse con ellas. Conocelas acá.

A lo largo de la historia del cine muchas casas se han vuelto conocidas por las películas que en ellas fueron grabadas, algunas de las cuales incluso han llegado a estar en venta para el público en general, aunque, hay que decirlo, a un precio al que seguramente muy pocos han tenido acceso.

En el día de la fecha queremos contarte sobre tres casas que muchos recordarán de un largometraje y que estuvieron al alcance de cualquier persona con los recursos económicos suficientes como para hacerse con ellas (vía ScreenRant).

Mi pobre angelito (1990)

La residencia de los McAllister es una propiedad con sede en Chicago, más precisamente en las afueras de la ciudad. Siendo una de las películas que hizo reír tanto a los fanáticos, ser dueño de la propiedad de Home Alone se sentiría algo tan increíble como nostálgico. Sorprendentemente, según el Chicago Tribune, la propiedad nunca había cambiado de manos y los mismos propietarios se han quedado en la casa desde antes de la producción de la cinta. Sin embargo, la misma fuente de noticias también informó que en 2015, los propietarios finalmente decidieron vender la propiedad, y fue por $1,58 millones de dólares.

Scarface (1983)

Aunque Scarface está ambientada en Miami, la ubicación de la morada de Tony Montana está en realidad a 90 millas al oeste de Los Ángeles. Según Business Insider, la mansión había estado en el mercado durante un año antes de que finalmente se vendiera en 2015. Sin embargo, hubo un recorte drástico de precios, ya que la propiedad se vendió por $12,26 millones de dólares a pesar de que el propietario originalmente quería $35 millones.

El padrino (1972)

La mansión Beverly House en la que se grabó uno de los films más recordados de la historia es icónica por una de las escenas más famosas de todos los tiempos. En la película, la casa es propiedad del aclamado productor de cine Jack Woltz, el cual se despierta y encuentra la cabeza de su preciado caballo en su cama. El largometraje reconoce lo grandiosa que es la mansión, ya que varias tomas la muestran antes de la clásica escena. Según Fox Business, la mansión se puso a la venta este año por la asombrosa suma de 119 millones de dólares.