La historia sin fin (The Neverending Story o, su título original, Die unendliche Geschichte) es uno de los films juveniles más paradigmáticos. Seguramente recordarán el famoso dragón blanco, de enorme tamaño, montado en el aire por el protagonista. El film dirigido por Wolfgang Petersen en 1984 cumple, este mes, 35 años de su realización.

Esta película se basó en la novela homónima escrita por el alemán Michael Ende, publicada en 1979. La misma llevó años de escritura y reescritura, convirtiéndose luego en un éxito entre los jóvenes. Fue traducida a más de 36 idiomas, en parte intensificado por el estreno del film. Si bien el autor del libro nunca estuvo conforme con la adaptación cinematográfica, lo cierto es que La historia sin fin ha sido un clásico para muchas generaciones, incluso ha recibido un reciente homenaje en la serie ochentosa Stranger Things.

La película cuenta la historia de un niño que se sumerge en un mundo de fantasía a partir de la lectura de un misterioso libro. El film juega permanentemente entre la realidad y la fantasía y las aventuras que el niño Bastian vive en este mundo maravilloso.

Pero, ¿qué pasó con los actores de tan aclamado film? Lo cierto es que ninguno pudo consagrarse en la actuación con nuevos papeles y se dedicaron a otras artes o siguieron intentado en el cine con poca suerte. Te mostramos cómo lucen hoy los actores más recordados de La historia sin fin:

Barret Oliver (Bastian)

Barret Oliver interpretó a Bastian, tenían 10 años cuando desempeñó el papel protagónico del film. Durante nueve años se desarrolló como actor infantil pero luego su carrera actoral no prosperó. Hoy, Oliver es fotógrafo.

Noah Hathaway (Atreyu)

Noah Hathaway también era un niño en el momento del rodaje. Interpretó a Atreyu, un joven cazador acompañado de su caballo, que tiene el cometido de salvar la tierra de Fantasía. Hathaway continuó su carrera actoral siempre con pequeños roles.

Tami Stronach (La Emperatriz Infantil)

Tami Stronach, la Emperatriz Infantil, era monarca de Fantasía. Su rol en esta película fue prácticamente su único contacto con el cine, ya que luego se dedicó a la danza.