Categorías: Cine
| Publicado
12/08/2020

Brad Pitt: La película en la que pasaba 5 horas por día en la sala de maquillaje

El actor cuenta detalles de su experiencia trabajando en El curioso caso de Benjamim Button.

Foto: Wikipedia

Brad Pitt había manifestado a comienzos de este año que ya sentía que había tenido una larga trayectoria y quería "desaparecer por un tiempo".

En una reciente entrevista con el portal Cinema Blend, el ganador del Oscar a Mejor actor por su rol en Once Upon a Time... in Hollywood amplió un poco más su visión sobre su futuro. Sobre la experiencia de envejecer siendo una estrella del cine, él comentó: "Estoy grabando cada vez menos. En verdad pienso que, en general, este es un juego para hombres más jóvenes, no es que no haya papeles sustanciales para la gente más vieja, solo siento que el juego en sí seguirá su curso de forma natural. Habrá una selección natural, como en todo".

Asimismo, él ya había rememorado anécdotas de filmaciones pasadas en un diálogo con Larry King en 2008. Por entonces se refirió a la experiencia de ser maquillado para parecer un anciano en el set de El curioso caso de Benjamin Button:

"Todo lo que escuché es que eran cinco horas de colocación de prótesis todas las mañanas. No pensé que estaba preparado para la tarea".

Foto: Warner Bros. Pictures

No obstante, Pitt no solo estuvo listo, sino que brindó una interpretación magistral del nonagenario que va rejuveneciendo a medida que pasan los años. Asimismo, el artista de 56 años reflexionó sobre cómo esa cinta lo hizo pensar sobre lo mucho que evadimos pensar en nuestro propio ocaso: "Es algo de lo que tendemos a huir como sociedad. Y con una buena razón. Sabés, me asusta la idea de mi muerte".

Más adelante, confesó lo mucho que lo cambió a nivel interior ese largometraje: "Me hizo consciente de cuánto tiempo me queda... ¿Me quedan 40 años? ¿Qué quiero hacer en ese tiempo? ¿Cómo quiero utilizarlo? ¿Y con quién quiero pasarlo?". Finalmente, Brad sentenció que esa cinta fue la clase de obra que lo hizo querer abrazar a sus hijos y llamar a sus padres.