Foto: AMC

Hace algunos meses atrás, Bryan Cranston hizo pública su opinión sobre un posible regreso de Breaking Bad: “No quisiera arruinarla”, señaló el responsable de interpretar al moribundo antihéroe Walter White. Pero parece ser que Vince Gilligan tiene otros planes en mente.

Según le comentó una fuente cercana a la situación a The Hollywood Reporter, el creador de esta serie y de su precuela, Better Call Saul, estaría trabajando en una película basada en el exitoso programa que emitió su último capítulo el 29 de septiembre de 2013 por AMC.

Si bien todavía no hay mucha data referida a la narrativa del film o si será una precuela o una continuación de la tira original, la información que logró recolectar THR indica que se trataría de una cinta de dos horas de duración que narrará la fuga de un hombre secuestrado y su búsqueda de la libertad (¿Jesse Pinkman?) en la que Gilligan oficiaría de escritor, productor ejecutivo y, hasta quizás, director.

Mark Johnson y Melissa Bernstein, ambos productores ejecutivos tanto de BB como de BCS, también serían de la partida en este proyecto del cual tampoco se sabe si será lanzado en los cines, o si irá directo a la televisión o algún servicio de streaming.

Se espera que la producción del largometraje comience este mes en Nuevo México y la Oficina de Cine de Nuevo México confirmó que un proyecto con el título de Greenbrier (nombre provisorio de la cinta) está programado para grabarse en la región.

De finalmente materializarse, la película de Breaking Bad marcaría el primer proyecto que se deriva del nuevo acuerdo global de tres años que Gilligan firmó con el estudio independiente Sony TV en julio.

Fuentes dijeron que el pacto está valorado en menos de 50 millones, ya que Gilligan no está en el mismo escalafón que productores como Shonda Rhimes y Ryan Murphy, quienes firmaron acuerdos de nueve cifras con Netflix.