Christian Bale es el actor elegido por el director Adam McKay para protagonizar Vice, una comedia dramática en la que el de Gales interpreta al ex vicepresidente de Estados Unidos entre el 2001 y el 2009, Dick Cheney.

Hasta acá, nada nuevo. Lo curioso es que en la alfombra roja de la premiere mundial de Vice en el Samuel Goldwyn Theatre de Beverly Hills, Bale dio a conocer que se reunió con el actual presidente estadounidense Donald Trump mientras grababa The Dark Knight Rises en 2011.

«Lo conocí, una vez», le confesó Bale, de 44 años, a Marc Malkin de Variety.

«Estábamos filmando Batman en la Trump Tower y él dijo: ‘Vamos a la oficina'».

«Creo que él pensó que yo era Bruce Wayne», bromeó Bale, «porque estaba vestido como el personaje. Así que él me habló como si yo fuera Bruce Wayne y lo acepté, de verdad. Fue bastante entretenido. En ese momento no tenía idea de que él pensaría en postularse para presidente”.

Bale también habló de su asombroso aumento de peso para su interpretación de Cheney, explicando que esta vez consultó a un nutricionista en lugar de simplemente «ganarlo», como lo hizo con otros papeles de aspecto totalmente transformadores, como por ejemplo el de la película The Machinist, ocasión en la que perdió casi 30 kilos, o el del propio Wayne en Batman Begins tan sólo seis meses después, para el cual tuvo que subir unos 45 kilos.

«Esta es la primera vez que realmente fui a un nutricionista porque estoy empezando a sentir mi mortalidad», reconoció el nacido en el condado galés de Pembrokeshire.

«Decidí: ‘¿Sabés qué? Podría morir, así que tal vez debería ir a ver a alguien que realmente sepa de lo que está hablando en lugar de hacerlo por mi cuenta’, que es lo que siempre he hecho».