Éxito en taquilla no es sinónimo de aclamación de la crítica. Eso es algo que hemos comprobado con producciones “pochocleras” que tienen pésima calificación por la prensa especializada. Tal suele ser el caso de películas de acción, superhéroes o fantasía adolescente, como es el caso de Crespúsculo (Twilight).

La cinta de 2008 dirigida por Catherine Hardwicke fue elegida por el portal Ranker como la peor de toda la historia. Sin embargo, en esta oportunidad no fueron exigentes eruditos quienes la consideraron como un pésimo largometraje; se trató de una selección basada en el voto en línea de miles de usuarios.

A saber, esto se avisa en el texto introductorio:

“Esta lista es un poco como brindar un servicio a la comunidad: al votarla, estás salvando a otras personas de ver las mismas películas horribles que vos tuviste que mirar. Tómala como tu buena obra del día. Y si una de tus cintas preferidas está en esta lista, puede ser el momento de ampliar sus gustos cinematográficos”.

Pero la citada obra protagonizada por Robert Pattinson y Kristen Stewart no solo se lleva el primer puesto. También sus secuelas ocupan otras posiciones en ese indeseable listado. Por ejemplo, Amanecer: Parte 1 está en el escalafón 21, y Luna Nueva en el 27.

Otras creaciones cuya escasa calidad las llevó a ingresar allí, cubiertas por los tomates virtuales arrojados hacia ellas, son: Gigli (protagonizada por Jennifer López y Ben Affleck), en el segundo lugar; Batman y Robin (con Arnold Schwarzenegger, George Clooney y Uma Thurman), en el tercer escalón y
Glitter (estelarizada por Mariah Carey), en el cuarto puesto.

Ahora te preguntamos: ¿Qué tan de acuerdo estás con esa selección? ¿Qué otras películas desastrosas sumarías?