Foto: Gage Skidmore

La octava parte de la saga de Harry Potter nunca arribó a las salas de cine. En cambio, pasó a ser una secuela en formato obra de teatro con críticas bastante favorables. Pese a la calidad de la producción, Daniel Radcliffe, protagonista de las siete películas sobre el joven mago, no ha ido a ver Harry Potter and the Cursed Child (Harry Potter y el Legado Maldito).

Sus motivos resultan bastante personales en el sentido de que está evitando sentirse vigilado por todos los presentes en el caso de asistir. Estas fueron sus palabras respecto del asunto durante su paso por el programa Late Night with Seth Meyers según reporta Entertainment Weekly:

“No sería una noche relajada en el teatro. Sentiría que estoy siendo observado por muchos que analizarían mi reacción. Quizá es algo completamente engreído y egoísta, y a la gente no le importa, pero siento que estaré rodeado de seguidores de Harry Potter, sería un poco raro”.

Argumenta entonces que prefiere no ir a sentirse así de incómodo. Aclara así que no ha evitado ver la obra porque le cause shock ver a otro actor encarnando el rol que él interpretó por tantos años. Asimismo, no descartó la opción de asistir disfrazado a disfrutar del teatro para que nadie lo reconozca, evitando así que los demás le presten demasiada atención a sus gestos ante cada escena.

Te invitamos a ver un trailer de la citada creación a continuación.