Como era de esperar, la sección de largometrajes en competencia del festival presentó un amplio rango de películas en las que hubo de todo. Si bien creemos que la sección “El futuro de la comunicación” y la sección “Documentales” abarcan los mejores largometrajes del festival, hay algunas películas que merecen ser especialmente destacadas dentro de esta selección:

Friday’s Child

2018 – AJ Edwards

Richie (Tye Sheridan) tiene 18 y acaba de salir de un orfanato. Con una limitada visión de su horizonte, se ve persuadido a delinquir para sobrevivir, pero todo se vuelve todavía más difícil cuando la policía (Jeffrey Wright) empieza a sospechar de él y una persona siniestra amenaza con revelar su pasado justo cuando Richie parece encontrar el amor (Imogen Poots). Con lentes angulares, astutos movimientos de cámara, una paleta de colores tipo kodachrome y cierta influencia de fotógrafos americanos y alemanes de los ’70 y ’80, este drama consigue elevar cierta angustia. Se destaca también el soundtrack de Colin Stetson (Arrival) que pone todo un poco más denso y la gran performance del talento en asenso Caleb Landry Jones. Él productor ejecutivo es Gus Van Sant. Santiago Bazán

Wangdrak’s Rain Boots

2018 – Lhapal Gyal

Luego de consagrarse en el Festival de Cine de Berlín como Mejor Nuevo Guion, llega a FIRST esta historia tibetana que cuenta la historia de un chico (11 años) que parece ser el único en el pueblo sin botas de lluvia, carencia que desencadena un sinfín de tiernas aventuras que envuelven a diferentes personajes del pueblo. Lhapal Gyal dirige el ritmo de la historia con precisión técnica y gran adaptación climática filmando en exteriores de la provincia de Qinghai. El pequeño Wangdrak obsesionado con sus botas de lluvia, el amor materno, la preocupación de su padre y la fidelidad de su mejor amiga hacen de esta historia una expresión de inocencia y pureza que persuade paciencia, en medio de un entorno cultural divertido e interesante. Luo Xiaoyi

I Am Truly a Drop of Sun on Earth

2017 – Elene Naveriani

Historia de cariño en los suburbios marginales de Tbilisi (Georgia) en la que April, una prostituta (30 años) recién salida de prisión y Dijé, un nigeriano que quería llegar a la Georgia que queda en los Estados Unidos, tratan de sobrevivir como pueden, protegidos por una coraza emocional que de a poco comienza a aceptar cierta esperanza. Perspicaz trabajo de Elena Naveriani dirigiendo a un sensible elenco que performa de ellos mismos e integrando muchos pequeños elementos que refuerzan la idea del contexto. En blanco y negro, esta película es un drama melancólico que contribuye a nuestra reflexión acerca de la naturaleza humana, la falta de perspectivas, la marginalización y el cariño disociado. Santiago Bazán

Suburban Birds

2018 – Qiu Sheng

El film se divide en dos líneas: la vida de ciudad en la adultez y las memorias rurales de la adolescencia. La película trata la historia y memoria de una ciudad, los sueños y la realidad, la pérdida. Xiao Hao es un topógrafo geológico que trabaja para una firma de ingeniería, pero en el proyecto corriente se encuentra con serios problemas devenidos de falta de investigación preliminar que ponen en riesgo la construcción. A medida que la investigación se profundiza, las memorias de su juventud van apareciendo gradualmente. Estas dos historias principales se conectan a través de elementos comunes como telescopios, instrumentos de medición, pozos de construcción que motivan el sentimiento de pérdida y soledad de Suburban Birds, conexiones que a veces parecen medio tiradas de los pelos y que tampoco parecen estar acompañadas por una exigencia técnica acorde a sus intenciones. Luo Xiaoyi

También nos gustaría destacar el diseño artístico de la animación Sleepwalking Through The Walk Simulators, producida íntegramente por una sola persona (Chen Xi) y a la dirección de fotografía de Gabriel Lobos en la supercliché Blue My Mind.

Comunidad Indie Hoy