En jueves pasado llegó el esperado estreno de Joker, fascinando a la crítica y a los espectadores. La película, que huele a candidata para los Premios Oscar y que fue ganadora del León de Oro en la Mostra de Venecia, no solo da que hablar por la excelente interpretación de su protagonista, por su cinematografía o su guion: también ha sido vinculada con posibles atentados en los cines.

Con el antecedente de la masacre ocurrida en 2012 en una función de The Dark Knight Rises en Colorado, las familias de las víctimas de este episodio e incluso el mismo FBI advirtieron sobre posibles atentados en las funciones de Joker.

Y, si bien estas cuestiones nos suenan super ajenas desde la Argentina, aparentemente no estarían tan lejos como creemos. Fue en el interior del país, en la Ciudad de Córdoba específicamente, que se detectó una amenaza. En el Barrio de Nueva Córdoba, barrio caracterizado por la super población de estudiantes que se instalan allí desde diferentes puntos del país, se detectó un departamento en la calle Illia en la que viven dos hermanos que resultaron sospechosos de haber lanzado advertencias de tiroteo en salas de California.

Según reportó Cadena 3, el fiscal a cargo de la causa explicó la siguiente: “Hubo una investigación del FBI por amenazas o advertencias terroristas, de que el día del estreno en una sala de Los Ángeles iba a haber una matanza.”

“El FBI comenzó a investigar y logró determinar que venía de Córdoba. Se contactaron con la Embajada de EE.UU. en Buenos Aires. Recibimos una comunicación de la unidad de cibercrimen sobre que se había publicado en un blog la amenaza”, continuó.

Los sospechosos no han sido detenidos siquiera, ya que aún se está determinando si se trata un acto de terrorismo realmente o es solo una broma de dos jóvenes de 20 años.