A pocos de su estreno, The House That Jack Built ya ha sido motivo de escándalo en Estados Unidos. Según reportan medio como Vulture, la nueva cinta del siempre polémico Lars Von Trier está en problemas con la MPAA (Motion Picture Association of America).

Puntualmente, lo sucedido es que la película sobre un asesino exhibió una versión bastante fuerte sin tener la calificación adecuada. La proyección “incorrecta” fue realizada en salas de más de 100 ciudades norteamericanas. Ante esa situación, pronto se anunciarán las sanciones correspondientes por violar las normas.

Teniendo en cuenta los estrictos controles de audiencias en ese país, esto comentó la MPAA sobre el tópico a través de una comunicado:

“La efectividad de las calificaciones de la MPAA depende de nuestra capacidad para mantener la confianza de los padres estadounidenses. Es por ello que las normas delimitan el uso apropiado de las clasificaciones. El incumplimiento de las reglas puede generar confusión entre los padres y socavar el sistema de calificación, y dar lugar a la imposición de sanciones contra el autor de la película”.

IFC Films, distribuidora del largometraje estelarizado por Matt Dillon y Uma Thurman, no se ha pronunciado al respecto todavía. En todo caso, sin la aprobación de la MPAA no se puede exhibir ninguna película en tal país. Se podría así arruinar la taquilla y las opciones de la cinta para ser nominada en diversos certámenes.