Por estas latitudes, la navidad no es sinónimo de nieve. Más bien nos evoca una época de calurosas vacaciones y reencuentros familiares que pueden o no ser divertidos. De igual modo, la magia del árbol y el pesebre puede resultar un tanto difícil de sostener en la adultez.

Es por ello que proponemos algunas películas cuyas temáticas pueden ser ideales para acompañarnos durante esos días finales del año. No todas hablan de asuntos navideños, pero sí enfatizan a su modo en los sentimientos de empatía y afecto que deberían reinar en esta temporada.

Un conte de Noël

2008 – Arnaud Desplechin

Como no todo en Navidad es inocencia y felicidad, este filme francés orquestado por Arnaud Desplechin tiene varias escenas que retratan a una familia disfuncional. Allí encontraremos enemistad entre hermanos, muchos dilemas e incluso una grave enfermedad que aqueja a uno de los miembros más importantes de ese grupo. Sin embargo, está bastante lejos de ser un drama o una película para llorar. Más bien es una comedia real y optimista. Ver trailer.

Home Alone 1, 2, y 3 

1990 (Chris Columbus), 1992 (Chris Columbus) y 1997 (Raja Gosnell)

En vista de la relevancia cultural de esta saga, es difícil escoger una sola cinta de esta trilogía para recomendar, aunque muchos apuntarán a que las dos primeras son especialmente imperdibles y explícitamente indicadas para ver a fin de año. Además de tener varias de las escenas más ingeniosas del cine de los ’90, se trata de la producción que lanzó a la fama a Macaulay Culkin durante su niñez. De igual modo, nos ofrece secuencias memorables, como el cameo del magnate Donald Trump, actual presidente de los Estados Unidos.

Batman Returns

1992 – Tim Burton

Tim Burton es sin dudas uno de los cineastas más propicios para ver en estas festividades. Pese a su estética oscura, sus creaciones suelen ser apropiadas para ver en familia por su alto contenido en elementos fantásticos. Y aunque algunos preferirían a Edward Scissorhands o The Nightmare Before Christmas, su versión de Batman es otra opción bastante recomendable y llena de humor para distraerse durante la víspera de las celebraciones, o bien durante la resaca de las mismas.

Tôkyô goddofâzâzu

2003 – Satoshi Kon / Shôgo Furuya

Un bebé abandonado en la basura es encontrado por unos indigentes que lo cuidan y buscan reunirlo con sus padres. Tal es el poderoso argumento de esta obra animada dirigida por Satoshi Kon y Shôgo Furuya. Se trata de una historia llena de secretos, milagros y momentos intensos que exploran diferentes facetas de la naturaleza humana. Su mensaje de esperanza y redención resulta ideal para levantar a quienes tienden a sentirse tristes en era navideña.

Esperando la carroza

1985 – Alejandro Doria

Pocas películas exploran con tanta astucia la idiosincrasia argentina como esta. Allí situaciones cotidianas son vividas de forma tan extrema que nos invitan a reír a carcajadas. Asimismo, sus personajes son caricaturas tan imperfectas como extrañables. Hasta hoy, muchas de las frases de su guion son reutilizadas en el diario vivir de millones de personas que rememoran a la olvidadiza Mamá Cora (Antonio Gasalla) o la temperamental Elvira Romero-Musicardi (China Zorrilla).

The Polar Express

2004 – Robert Zemeckis

Este largometraje es, sin dudas, una de las mejores decisiones que se pueden tomar durante una tarde veraniega si lo que se busca es magia y aventura con temática navideña. Dicha cinta dirigida por Robert Zemeckis está basada en una novela homónima escrita por Chris Van Allsburg en 1985. En ambas piezas está muy presente la celebración de la amistad y la valentía pese a las adversidades. Muchos elogian además su calidad visual, así que es aún más recomendada para los amantes del formato de animación en 3D.

Love Actually

2003 – Richard Curtis

Si bien su temática tiene mucho que ver con las celebraciones navideñas, se trata en esencia de una película sobre el amor (aunque no solo el romántico). Además del infaltable Hugh Grant, galán británico por excelencia, también se luce Andrew Lincoln, a quien luego veríamos protagonizar The Walking Dead. Si bien algunas escenas pueden resultan un tanto empalagosas, en general logran conmovernos con grandes ejemplos de cariño y sacrificio.

How the Grinch Stole Christmas!

1966 – Chuck Jones / Ben Washam

Para quienes gustan de los clásicos, esta versión animada de la historia del ogro que quiso arruinar las fiestas para su pueblo es una de las mejores opciones en una tarde decembrina. Se trata de una obra maestra del género dirigida por Chuck Jones que combina comedia, musical y fantasía. La misma fue luego reinventada y ampliada en el 2000 por el cineasta Ron Howard en el formato live action. Esa es con toda seguridad una cinta que casi todos hemos visto, que también tuvo excelente acogida al ser narrada por Anthony Hopkins y estelarizada por el gran Jim Carrey.

Only Lovers Left Alive

2013 – Jim Jarmusch

No es precisamente una historia de Navidad, pero sí una de amor trascendente. Jim Jarmusch nos invita a espiar la particular relación de dos vampiros modernos, rockeros y bohemios. No obstante, tendrán varias lecciones para aprender sobre la familia y la confianza. Tilda Swinton y Tom Hiddleston son los encargados de erizarnos y enternecernos con esta pieza romántica que además tiene una increíble banda sonora en la que colaboran artistas como Black Rebel Motorcycle Club.

Silent Night, Deadly Night

1984 – Charles E. Sellier Jr.

Y no podría faltar en esta selección una cinta aterradora que sin embargo tiene una ambientación alusiva a la época con un asesino serial vestido de Santa. Si bien no se trata de una creación con muy buen puntaje en cuanto a críticas, es un experimento muy entretenido que consigue complacer a los seguidores del género. De hecho, para muchos ya es un clásico que permite salir de la rutina de las historias navideñas felices.