Si bien la mala suerte de Leonardo DiCaprio con respecto a los Premios Oscar es célebre, muchos pensamos que esa maldición se había roto en 2016. Por entonces, el norteamericano por fin ganó en la categoría de «Mejor Actor» por su papel en The Revenant. No obstante, el destino acaba de arrebatarle otra estatuilla dorada de sus manos. Nos referimos al premio Oscar que obtuvo Marlon Brando por su rol en On the Waterfront en 1955.

El citado galardón fue dado a DiCaprio por Jho Low, un magnate malayo que había adquirido ese objeto por $600.000 dólares en una subasta. Esto debido a que Low fue productor de The Wolf of Wall Street y durante el rodaje de ese largometraje, Leo se hizo muy amigo suyo. Así que el financista le donó dicho Oscar como regalo de cumpleaños. Asimismo, le obsequió una obra de Pablo Picasso y otra de Jean-Michael Basquiat; entre otros preciados bienes.

Ahora Low es investigado por la justicia en razón de una causa por defraudación de un fondo de inversión. Se trata de un delicado proceso legal que ha ocasionado que se persiga buena parte del patrimonio del millonario. Tal y como reportan medios como The Business Insider, DiCaprio debió devolver esa estatuilla a las autoridades.

En vista de ese escándalo, el actor ya ha anunciado públicamente que renuncia a todos los regalos que le hizo el malayo. De ese modo busca proteger su reputación y la de la fundación ambientalista que preside desde 1998.

Por otra parte, un representante de la Academia que entrega los Oscar recordó que ellos tienen la prerrogativa de recuperar ese premio. Aquello quedó establecido en una norma proclamada en 1950. Según esa regla, antes de que se venda a otro postor; la estatuilla les debe ser ofrecida por el precio simbólico de un dólar.