La franquicia de Fast & Furious, ya bastante agotada para aquel entonces y totalmente alejada de la idea principal que sirvió de hoja de ruta de las primeras cintas, pareció encontrar su final ideal en Furious 7, la última película de la saga que contó con la participación de Paul Walker y que, debido a la muerte del actor durante su producción, fue completada gracias a la ayuda de la compañía de efectos visuales de Peter Jackson, Weta Digital, y a Caleb y Cody Walker, los hermanos de Paul.

Pero los planes de Universal Pictures para la franquicia no se detuvieron en la séptima entrega, sino que continúan en la actualidad y no hay señales de que vayan a culminar pronto, ya que, al momento de escribir esto, hay dos películas más que seguirán la historia planteada en sus predecesoras y un spin-off titulado Hobbs & Shaw que se estrenará en Estados Unidos el 2 de agosto de 2019.



Es debido a este panorama que los mencionados Caleb y Cody confesaron en una entrevista con Associated Press que ambos comparten el deseo de volver a interpretar al personaje de su hermano, Brian O’Conner, para que pueda “salvar el día”.

“Sólo espero que podamos –no sé– hacer un pequeño cameo y traer de vuelta a Paul para salvar el día y poder ayudar a crear eso otra vez”, aseguró Caleb, de 40 años.

“Ese es mi sueño y espero que podamos hacerlo realidad en las próximas películas”.

Por su parte, Cody, quien también es actor y participó en el film USS Indianapolis: Men of Courage junto a Nicolas Cage, dijo:

“Creo que potencialmente hay un modo de hacerlo, pero necesita de mucho pensamiento y debe de ser respetuoso. Él es lo más importante, el conocedor de autos. Y en su ausencia, yo –ya sabés– creo que perdió su rumbo de forma terrible”.

Aunque de momento pueda sonar a locura, hay que ver si los productores de Fast 9 compran la idea y, de hacerlo, cómo la desarrollan de acá al 2020, año para el que está programada la salida del largometraje.