Cine
|
21/11/2021

Matar a la bestia: La frontera como simbolismo de lo no tan claro

Cobertura del 36 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, Competencia argentina.

Agustina San Martín dirige su primer largometraje, un drama esotérico filmado en alguna húmeda locación de Misiones, que simula estar emplazado en una frontera Argentina-Brasil. Junto a una dupla de mujeres fundamental -la directora de fotografía y la directora de sonido- construye una especie de suspense esotérico y diverso que se va pintando como un cuadro a la hora de representar el despertar sexual de una adolescente sin rumbo

Una niebla omnipresente, encuadres dramáticamente bellos, juegos de reflejos con espejos y ventanas y una constante tensión que enturbia a la misma luna atraviesan esta historia sostenida por la leyenda de una "bestia" -"el alma de un hombre malo"- que puede adoptar cualquier forma animal. Dicha bestia no es más que un fondo de color; es bastante irresistible el atractivo hacia el universo de la protagonista, al erotismo in crescendo que se mantiene a lo largo de toda la trama, a cómo se van colando elementos sonoros y visuales clásicos con una impronta juvenil y contemporánea. La frontera como simbolismo de lo no tan claro, el acecho como excusa para aprender a vivir. 

Matar a la bestia, de Agustina San Martín
2021 - Argentina, Brasil, Chile
Sección: Competencia argentina

Seguí la cobertura completa del 36 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata en este enlace.