Foto: Peter Porfiri

Encasillar a los géneros musicales por épocas y propagar mitos urbanos de la índole de “el rock ha muerto” no podría tener menos vigencia en estas épocas de modernidad y reactualización constante. Claro ejemplo de ello nos demuestran las bandas que día a día adoptan y transforman diversos géneros de manera lúcida y ambiciosa.

Hormigas es un power trío oriundo de la capital bonaerense formado en el año 2013. Ian Boyanovsky (guitarra y voz), Gabriel Waisbein (batería y coros) y Germán Hrabina (bajo y coros) forman este poderoso conjunto con una profunda base rockera, melodías pegajosas y un progresismo incipiente cercano al jazz fusión que hace despertar los oídos de cualquiera que los escuche.

A mediados del año pasado sacaron su primer disco de larga duración bautizado Clase B. Dándole importancia no solo a lo musical, podemos notar como todos los temas tienen alguna relación con otros ámbitos de la escena cultural, formando un entramado artístico que escapa de lo simplemente melódico para darle vida a una visión transdisciplinaria.

Las películas de clase B formaron un tipo de cine comercial de bajo presupuesto muy popular en los años ’50 y ’60. Pero que estuvieran hechas con un presupuesto menor no significaba que sean de inferior calidad o que sean películas malas. De esta manera, cada canción del disco tiene un nivel de análisis -principalmente en sus letras- que hace alusión a alguna película o cómic que escapa de la norma de una manera original. Compuesto por 8 temas, el desarrollo del álbum va tomando diversos caminos armónicos ligados en su totalidad por los riffs de guitarra y bajo. El resultado es un entramado conceptual que también se distingue por sus letras intensas y joviales.

Después de un comienzo rockero con “Abrazadera” y “Hormiguero”, llega “Nepal”, un tema bisagra que revela un pasaje más armonioso, con plena predominancia de la voz y los vehementes cambios de ritmo. Desembocamos así en un pasaje más progresista en el que se destacan temas como “Neón” y “Ray”, de arreglos intensos y un sonido mucho más complejo. Por último, el disco cierra con la inclusión de “Columpio”, tema elegido -por los fanáticos- como el hitazo de la banda. Una combinación funky protagonizada por diversos vientos (personificados por sesionistas para los shows en vivo) que traman un emotivo final.

Como toda banda compuesta por solamente tres instrumentos, cada uno de ellos denota una intensidad y una predominancia específicas y singulares. Se pueden ubicar tres líneas instrumentales completamente protagonistas, cada una de ellas tomando un valor principal en diferentes momentos del disco.

Hormigas va a presentarse el próximo 18 de octubre en el Kirie Music Club (Bolivar 813, CABA). Por último, se encuentran en pleno proceso de composición y estarían sacando nuevo material para fines de este año.