Foto: Lazarus Dance

Already Human, Already llegó con el inició de la primavera y es el primer disco solista de Ignacio Etchegaray, cantante de la banda Hasdee, que actualmente reside en Berlín donde se dedica a explorar y compartir su música. En una habitación de la capital alemana, Ignacio tocó todos los instrumentos y realizó la mezcla de su obra debut.

En su primer trabajo, la parte musical se funde con la hermosa edición de arte de Francisco Berón a partir de pinturas y dibujos que el mismo cantautor hizo, un trabajo complementario excelente que Berón plasmó de forma natural. La masterización estuvo a cargo del gran Kevin Metcalfe, reconocido ingeniero de sonido británico que cuenta con trabajos como Diamond Dogs de David Bowie y Everyday Robots de Damon Albarn. Ambos fueron fuertes influencias a la hora de componer, aunque el verdadero norte fue David Byrne, a quien Ignacio reconoce como su artista favorito.

Según cuenta, la idea de este disco nació a partir de un primer viaje a Berlín y de varios fuertes sucesos en su vida:

“Hay muchas historias detrás del disco, es bastante biográfico. Es una colección de canciones que junté desde que tengo 21 años. La idea de hacer el álbum surge después del primer viaje, cuando me inventé una técnica de grabación que me resultó divertida y le terminó de dar una estética al disco. No era algo que tenía previsto.”

La impronta de Berlín como motor cultural se siente en el álbum y se enmarca en el uso de máquinas de ritmos que sostienen las melodías, sintetizadores y guitarras acústicas pulidas con una edición sonora muy delicada. Tan solo en el primer tema logra sumergir al oyente en un paseo por la capital alemana, y en la canción “Most Things” aparecen grabaciones de campo de la ciudad que fueron manipuladas hacía el final del tema con un vuelo psicodélico pinkfloydeano. Con la tercera canción, “Just”, comienza la parte más intensa con tres temas que se hilan y hacen fluir la escucha (“As a Blessing”, “S-bahn” y “Let’s Grow”):

“El disco es muy de Berlín, no tanto por su sonido sino más por el collage. Cerca de donde vivo ahora hay una mezquita, a la derecha una Iglesia católica, afuera está la zona roja y mágicamente todo está en armonía, nadie jode a nadie. Así es cómo traté de hacer el disco. La ciudad es muy inspiradora.”

Hay un acercamiento muy personal en la composición, en donde el artista mismo se revela y expone, con una melancolía que se vuelve bella, con algo de humor negro y un mensaje de superación. Ignacio nos cuenta que “venía viviendo muchas experiencias fuertes y estaba en un momento muy sensible. Ahí me di cuenta que tenía que grabar este disco con esa energía. Fui muy consciente del sentido de cuidarla, de levantarme a la mañana y meditar antes de ir a grabar, de desayunar bien, tener buena alimentación. Porque yo siento que eso se graba también. Tomé la decisión de que si hacía una toma que tenía errores pero tenía energía, no iba a grabar otra más prolija tratando de imitarla. Tenía que agarrar esa toma que es pura”.

Foto: Lazarus Dance

Hay un claro mensaje de superación y crecimiento. Ignacio mencionó que vivió momentos muy apagados pero que sacar este disco de sí mismo fue una condición natural: “Vine a Berlín en septiembre del año pasado por 20 días y me encantó para vivir y para trabajar en el arte. Cuando volví a Argentina ya tenía pensado mudarme acá, pero tenía que resolver varios temas primero y el disco fue como una necesidad emocional que me surgió de muchas cosas que viví en los últimos años. Tiene mucho corazón, tenía mucho amor que tenía que expresar por algún lado o iba a explotar, y se transformó en música”.

Fue un proceso de cambio positivo, que quitó varias nubes negras: “Marca esta etapa mía también, nunca voy a volver a hacer un disco así”. También marcó el inició de un camino nuevo:

“Voy con la premisa de hacer algo que agregue algo bueno al mundo, por lo menos lo mejor que yo pueda dar. Tuve que ser consciente que estoy grabando música que la va a escuchar otra gente y le quiero transmitir lo mejor que tengo, quiero que se sientan bien. Por eso el disco termina con una canción como es ‘Done’, que dice que no tenemos miedo de caernos y vamos por todo. Que no tengamos miedo de vivir y tratar de hacer algo lindo, entre todos.”

*

Already Human, Already, el primer LP de Ignacio Etchegaray, se puede encontrar en todas las plataformas de streaming. Más información.