|
11/04/2022

Nacho Mases de Atrás Hay Truenos se disuelve con la naturaleza y el éter en su nuevo proyecto: El Río Nunca Muere

El proyecto solista del músico neuquino publicó un EP debut homónimo de canciones cristalinas y cinematográficas.

El Río Nunca Muere es el proyecto solista de Nacho Mases, integrante de Atrás Hay Truenos y un guitarrista clave de la escena independiente argentina de la última década. Es justamente el sonido de su guitarra la base sobre la que se estructuran las tres canciones publicadas con esta banda paralela que encuentra la inspiración para su nombre en el patagónico río Limay, donde Nacho solía tomar largos paseos en su infancia en Neuquén que lo marcaron para siempre.

Este proyecto nace de la comunicación que yo tenía con el río”, cuenta Mases en conversación con Indie Hoy, y agrega que el misterioso nombre de la banda también alude al deseo de preservar y generar conciencia a la necesidad de no contaminar dicho río, y, por ende, cuidar su flora y fauna. Hay, entonces, una influencia muy grande de la naturaleza neuquina alrededor del concepto del grupo.

Pero volvamos a la guitarra de Nacho y su sonido característico que le puso el sello a temas icónicos del indie local como “Cara de mapa” y “Para siempre”. Si bien esta marca su primera incursión en el terreno del canto y él mismo reconoce que el trabajo que realiza en su banda insignia es más específico, detallado y consciente que en este nuevo proyecto, en estas tres canciones que nos ocupan la guitarra brilla en su omnipresencia. En la bella y pegadiza “Va a venir por mí“, el track elegido como single, un rasgueo cristalino y sutil es el elemento sobre el que se construye todo el tema desde el minuto cero, al que se le suma una letra mántrica en la que el río vuelve a estar en el centro de la escena.

En la instrumental, envolvente y melancólica “kultrum” se utiliza el mismo recurso pero el punto de partida es un hipnótico arpegio circular de guitarra eléctrica que nunca se detendrá. La canción transmite cierta frialdad desoladora que la vuelve increíblemente cinematográfica. Por su parte, la balada dylanesca “Gatos durmiendo” comienza con un suave acorde que devendrá en un punteo distorsionado que convive con un teclado delicado y una letra mínima sobre el desamor y la ausencia.

La banda de El Río Nunca Muere, que se completa con Nicolás Lippoli en bajo, Arturo Martin de Mi Amigo Invencible en batería y Paula Alonso en teclado, promete futuras presentaciones en vivo mientras Nacho continúa la preparación del próximo disco de Atrás Hay Truenos. Escuchá su primer EP en plataformas de streaming (Spotify, Apple Music).