Call the Comet es el nuevo disco de Johnny Marr, el tercero en su trayectoria solista. Es cierto que el ex guitarrista de The Smiths es uno de los exponentes quizás más importantes de la música británica y es bastante más querido por sus colegas que Morrissey. Aunque para este disco se habían rumoreado algunas colaboraciones que al final no se concretaron, no importa, porque sirve para pensar más de lleno todo lo que hay que resaltar en un músico de esta altura sin distracciones ajenas. Es cierto también, a mi me parecer, que The Smiths fue insuperable para cualquiera de ambos, tanto para Marr, como para el mismo Moz. Ninguno de ellos pudo hacer solista un disco que sea mejor a lo que hicieron juntos. Pero quizás fue Johnny Marr el que apostó a un camino un poco más diferente y menos cómodo, y Call the Comet es el mejor de sus tres discos porque logra reunir todo aquello que lo define como individuo y lo aleja de Morrissey.

La primer canción es “Rise” e inmediatamente da ese golpe rockero, pero con algunos efectos en la voz que no convencen demasiado. Intentando ser moderno queda más anticuado. Las guitarras son estruendosas y tienen riffs muy interesantes de principio a fin en el disco. Otro tema muy arriba y similar es “Hey Angel“, con un estribillo muy pegadizo pero que no deja de extrañar en su forma de cantar.

El ex guitarrista de The Smiths se luce mostrando una faceta más experimental en sus partituras, equilibrando el nivel de importancia con la voz – hasta a veces se le puede prestar más atención a lo que está punteando que a lo que está cantando. Para que sucediera esto en la banda, había que esperar al momento del solo. Eran otras estructuras. El disco tiene poder, con punteos atrevidos y ritmos ascendentes, con cierta oscuridad por momentos. Se prioriza la extrañeza de las cosas con el uso de determinadas distorsiones sobre las melodías limpias y armoniosas.

En canciones como “Day In Day Out” y “A Different Gun“, el artista encuentra quizás su mejor forma de cantar y encuentra a la vez un sonido sólido con bases bailables que siempre lo identificaron. Canciones que ilustran ese sonido británico, ese parentesco que tiene con otras bandas cercanas como Oasis, como si fuera una especie polvo que hay en el aire y le da un sonido local a la composición.

La poética de Johnny Marr es idealista y a la vez conserva ese toque de oscuridad. Se encarga de volver entrañable ciertas cuestiones, pero también consigue la sensibilidad de otras situaciones más concretas. Hubo ciertas declaraciones sobre el Brexit por parte del músico, por eso cualquier metáfora que pueda parecer individual, fácilmente tiene un doble enfoque social.

Es inevitable compararlo con su banda anterior, porque Johnny Marr es The Smiths y también es un guitarrista con una fuerte identidad. Pero hay canciones que indudablemente caen en el diálogo directo, no digo que sea porque él no lo quiera, creo que Johnny Marr lo que intenta es aglomerar varias etapas e involucrarlo todo y hacerlo reaccionar todo junto en una obra poderosa bajo su firma. Sin embargo la otra canción promocional del disco fue “Hi Hello“, una gran canción que no marca la diferencia y es quizás una de las más que se parezca a The Smiths.

Pero de algo que no peca Johnny Marr es de quietud, porque en este disco nuevo el uso de sintetizadores tomó un lugar muy importante, algo que en The Smiths no se explotaba tanto, ahora es un arma que sabe combinar con las demás. Pero en realidad, esto no es nada nuevo en Marr, pero sí en sus discos solistas. Pero hay una faceta muy curiosa del músico de Manchester que poca gente recuerda y es ese dúo que tuvo con otra de las figuras de la música inglesa, Bernard Sumner, cantante y guitarrista de New Order y ex Joy Division. Ambos tuvieron un grupo que se llamaba Electronic y algunas canciones me resultaron como un flechazo directo a esa etapa, como si se hubiera nutrido tanto durante ese momento que ahora pareciera la hora de largar lo aprendido. Canciones como “Actor Attractor” y “New Dominions” son estandartes de la versatilidad de un músico como Johnny Marr.

Call the Comet es un gran disco, con autonomía y eficacia; con riesgos y lugares comunes; con experimentos y detalles que suenan a homenajes. Suena mucho más sólido que sus dos discos anteriores porque logra reunir todo aquello que ha sido resaltado en su trayectoria. Johnny Marr se merece el lugar de guitarrista distinguido, porque tiene estilo y sed de buscar nuevas formas sin dejar atrás lo retro.

Johnny Marr – Call the Comet

2018 – New Voodoo

01. Ride
02. The Tracers
03. Hey Angel
04. Hi Hello
05. New Dominions
06. Day In Day Out
07. Walk Intot he Sea
08. Bug
09. Actor Attractor
10. Spiral Cities
11. My Eternal
12. A Different Gun

Comunidad Indie Hoy