Tani en el Festival Indie Hoy – Foto: Juan Curto

Mew, el segundo LP de Tani, está compuesto por siete canciones que conjugan entre ellas una especie de espiral. Tiene la punta de los pies en la melancolía y el talón en la felicidad: Alegra, angustia, vuelve a hacer reír y quiebra la sonrisa una vez más. Lo demás es un sube y baja como los que están en los parques y donde se pasa la niñez. La música de Tani es un flechazo directo a la nostalgia pero con una chispa pop que impide caer al suelo. Se flota entre algodones y un arcoíris, tiene inocencia y dulzura; pero a la vez algo frío y robótico que pone la figura del sube y baja en movimiento circulares, espiralados, ya más como un carrusel en un parque de diversiones.

El disco abre con “League of Legends”, tema que había salido como single adelanto. El video de esta canción tiene una analogía muy correcta entre el teclado y el botón de los fichines, ese desesperante Game Over que intenta ser superado con insistencia para no caer en la frustración. La repetición es un arma del pop para ir más directo, donde lo espontáneo adquiere una forma introvertida de socavar las heridas. Le sigue “Pop Song” con un clima muy bailable y unas guitarras puntiagudas de Panchito Villa que le dan otra carga de intensidad.

En Mew, Tani abandona ese lo-fi de su antecesor Uturnis (2015), para entregar este universo de forma más compacta y que todas sus partes tengan la frescura necesaria que irradian sus canciones. Se escuchan violines, sintetizadores, distintas baterías y guitarras; pero lo que predomina en Tani es el teclado, que es risueño por momentos, pero luego es capaz de cambiar la tonalidad y explorar otros sentimientos.

La intro de “Red” es juguetona y luego te empuja a un juego de consola Family. Tani porta una voz muy apacible, con destellos y brillos particulares. La melodía adquiere carácter angelical cuando ella canta. El idioma es solo una cuestión de expresión, son juegos de palabras, las canciones de Mew son todas en inglés y están impregnadas de una necesidad mayor de libertad, sin ataduras.

Luego siguen “USB” y “Today You Are a Phone”, una balada que cae en picada pero florece en sol, atraviesa distintas temperaturas y hace de una manía ecléctica el arte de ordenar las emociones por formas y colores. “Today You Are a Phone” empuja distintos géneros desde el synthpop hasta algunos matices cercanos al noise. Mew disfruta del collage porque es una forma sin intervalos. Dejando para el cierre “Blur” y “No Name”, despidiéndose y apagando las luces con sonidos espaciales.

Mew es un disco con armonías que embellecen el momento de escucha, sus ritmos pegadizos entran por un oído y se quedan sonando, repitiéndose, hasta que se vuelve un tarareo adecuado para enfrentar cualquier situación. Porque siempre levitó en el medio, en el sube y baja, en la mejilla que hace fricción con la boca para volver a meter la lágrima dentro del ojo.

Tani – Mew

2018 – Yolanda Discos / Discobabydiscos

01. League of Legends
02. Pop Song
03. Red
04. USB
05. Today You Are a Phone
06. Blur
07. No Name