Foto: Steven Sebring

En «Se terminó», una de las canciones del disco La ciudad liberada (2017) de Fito Páez, el músico argentino canta con resignación que ya no hay salida porque «al final el reggaetón mueve al mundo.» En simultáneo, la última edición de festival Lollapalooza en Argentina optó por relegar las distorsiones de sus primeras ediciones (Soundgarden, Nine Inch Nails, Arcade Fire, Pixies) para dejar un margen más amplio a la cultura (t)rap (Paulo Londra, Kendrick Lamar, Post Malone).

Hoy que el rock no está de moda, tenemos excelente noticias: Jack White desempolvó The Raconteurs, ese proyecto fundado en 2006 en paralelo a los White Stripes, y más de una década después volvió a editar un disco con ellos. Un disco de rock. Debemos celebrar –una vez más-, que los cambios de paradigma son ajenos a uno de los mejores guitarristas del siglo XXI.

Help Us Stranger consta de 12 canciones que fueron fluyendo con naturalidad cuando los músicos coincidieron en la casa de White, en Nashville. Con esa naturalidad lo expresa Brendan Benson: «Solo nos metimos al estudio y empezamos a tocar, no hablamos mucho de nada, no discutimos qué tipo de disco haríamos, solo tocamos y escribimos mucho material.» Al igual que la discografía pasada de la banda, el nuevo disco fue editado a través de la compañía discográfica de Jack White, Third Man Records, lo que supone un gesto de absoluta libertad que los integrantes parecen disfrutar: «No tenemos límites de tiempo o presión con el sello discográfico. Solo hacemos lo que hacemos sin importar otra cosa. Trabajamos muy rápido. No somos el tipo de banda que se toma un año para grabar un disco, lo hacemos en una semana, sin presión.»

Anclado en un sonido setentoso pero permeable con la tecnología del 2019, el disco presenta guitarras virtuosas, baterías potentes, distorsiones que oscilan entre un blues lisérgico y una devoción solapada a Led Zeppelin, y bajos imponentes. La producción corrió a cargo de White, quien a esta altura es la fuerza dominante de cada proyecto que encabeza, y de Benson, el otro compositor de la banda.

El disco no tarda nada en incendiar los oídos. «Bored and Razed» arranca con una melodía in crescendo hasta que la batería y la guitarra de White toman el mando al minuto. El título «Bored and Razed» esconde una ironía; en vez del clásico «born and raised» (nacido y criado), White habla de una «California aburrida y arrasada», y en ese carta de presentación se declara originario de Detroit. Le sigue la canción que le da nombre al álbum, que empieza como una vieja grabación radiofónica de los 50 en donde el bajista Jack Lawrence pone la voz en un registro blusero, buscando un registro vintage similar al que se escucha en «The Heavens» de The Raveonettes.

«Only Child» deja descansar las distorsiones y la guitarra acústica acompaña a White y Benson, quienes suenan muy armónicos. La letra es algo triste y realiza un mecanismo narrativo muy interesante: los primeros versos se refieren a un tercero, «Hijo único adónde vas» o «Ves la belleza en todo sin que te digan.» Pero para el final hay un corrimiento y el narrador se vuelve una primera persona, descubriendo que ese chico sensible del principio siempre había sido él: «Y pensé en irme de aquí una o dos veces/Dejando todo atrás.»

«Don’t Bother Me» tiene la mejor parte instrumental del disco, con solos de guitarra, un coro que repite el título, una batería explosiva donde Patrick Keeler se luce y un bajo machacante como si fuera un verdadero disco grabado en los 70 donde esos lujos eran más que bienvenidos. Le sigue «Shine The Light On Me», que podría haber integrado el disco Elephant (2002) de The White Stripes con un sonido más compacto. La sexta canción del disco, «Somedays (I Don’t Feel Like Trying)» se llama y suena similar a una balada del subestimado Bon Jovi. El tono meloso, la lírica cursi colaboran con la asociación: «Renuncio a todo lo que amo y lo guardo todo dentro/Pero a veces siento ganas de llorar.» «Hey Gyp (Dig the Slowness)»cóver de la canción del cantante escocés Donovan– arranca como si Lou Vega se hubiera aliado con los Chemical Brothers. Esa melodía opresiva pronto se abre, respira y una armónica juega con algunas distorsiones que parecen tomadas de «Sister Ray» de la Velvet Underground.

«Sunday Driver» se anima con los sintetizadores hasta que la guitarra suena en un costado del auricular, luego en el otro y deja en claro quién manda. «Now That You’re Gone» es una canción de despecho donde el amante sufre por la pérdida y muestra heridas que no terminan de cerrar: «¿Qué harás/Ahora que ya no estás?/¿Vas a empezar con alguien nuevo?/Bueno, eso no tardó mucho en llegar.» White se recupera pronto del desengaño, porque la próxima canción, «Live A Lie», es por lejos la canción más desfachatada de Help Us Stranger; la letra bien provocativa y la guitarra tan vital hacen de esta pieza de dos minutos un momento de puro hedonismo. La canción que cierra el disco se ubica en la misma sintonía que «Road Trippin'» de los Red Hot Chili Peppers, donde lo más descontrolado es el sonido de un violín, y pretende, después de tantas canciones con pulsos tan furiosos, relajar las pulsaciones.

Chinese Democracy (2008) de los Guns ‘N’ Roses tardó quince años en salir y se ganó su lugar en el podio de los discos más demorados de la historia. El mayor problema que rodeó al sucesor de The Spaghettti Incident (1993) fue anunciarlo tanto y haber generado unas expectativas enormes; expectativas que Axl Rose estuvo bien lejos de cumplir. En cambio Jack White, como esos magos que sacan un conejo de la galera mientras la atención del público está en otra parte, siempre fue muy discreto con sus proyectos. Cuando nadie lo esperaba e incluso muchos daban por muerto el proyecto, The Raconteurs irrumpe nuevamente en la escena con un álbum liviano pero fresco y espontáneo. Si bien fue compuesto sin mayores ambiciones, ocupó, a poco de salir, el primer lugar en el Billboard Top 200. ¿Quién dijo que el rock está perdido?

The Raconteurs – Help Us Stranger

2019 – Third Man

01. Bored and Razed
02. Help Me Stranger
03. Only Child
04. Don’t Bother Me
05. Shine the Light On Me
06. Somedays (I Don’t Feel Like Trying)
07. Hey Gyp (Dig the Slowness)
08. Sunday Driver
09. Now That You’re Gone
10. Live a Lie
11. What’s Yours Is Mine
12. Thoughts and Prayers