the weeknd

Hace días salió Kiss Land, el nuevo registro de The Weeknd, un LP de doce canciones que se nos fue adelantando con videoclips (“Belong to the World“, “Kiss land“) y con la tapa del simple que titula al disco, adelantos que tuvieron en común las referencias de VHS’s porno, del cyberpunk y de Tokio. Al escuchar Kiss Land estas citas resuenan desde el primer momento, junto con temas, de los cuales Abel Tesfaye ya es habitué: fama, drogas y mujeres, los que son desvinculados del discurso hedonista que propone la masividad. Kiss Land desarrolla el hecho de tener mucho sexo, viajar y estar en la cresta de la ola, pero al final: quedarse con nada.

El disco abre con “The Professional”, canción que discute nociones sobre volverse profesional en el arte del sexo, lo que supone a su vez la des-sustancialización del mismo y prosigue en el mismo mood con “The Town” y “Adaptation“. Las tres canciones que inauguran al disco se conectan directamente con su trabajo anterior: producción tan exquisita como oscura, que oficia de marco para que letrísticamente el desamor sea protagonista. Sería un embole que Kiss Land fuese otra secuela idéntica a sus discos anteriores, pero justo en ese momento el disco comienza en fade lento a cambiar con “Love in the sky” y en “Belong to the world“, sample de Portishead como base y statement, ya que la mitad instrumental del disco remite al Bristol sound (particularmente al Mezannine de Massive Attack). Luego la irónica “Live for“, ironía como la condición dual de ser y no ser al mismo tiempo. “This the shit that I live for” (the shit como ser lo nuevo o lo copado y en el sentido literal). El disco sigue su marcha con la fiestera “Wanderlust“, para llegar a “Kiss land“, una de las grandes canciones del año: un extraño hit de siete minutos, dos partes y una respuesta del canadiense a “Pyramids” de Frank Ocean. Luego la romántica y retorcida “Pretty” y culmina en calma con “Tears in the rain” (cita a la hermosa Blade Runner).

Kiss Land prescinde de moralejas: deber ser le deja paso a lo que es. Esto genera que su tratamiento hacia el amor sea novedoso en relación al rnb tradicional. En muchos simples del catálogo Motown (sello maravilloso de rnb) el amor se presenta desde el lugar común de: “te fuíste…” pero siempre es una persona el antagonista (“a heartless bitch” o “a soul less man”). Aquí, en un disco de rnb en sentido más puro (léase: falsettos , música un tanto paloma y naif hecha para que se venda fácil) irrumpen letras y actitudes de un tipo complejo y descreído del amor, lo que sintoniza perfecto con las problemáticas amorosas de nuestro tiempo. El yo lírico cae, a través de las diez canciones, en una de las posibles resoluciones que puede adoptar una persona frente a un holocausto emocional: el desinterés por amar. Como disco de rythmn and blues, Kiss Land retrata este descreimiento de manera muy interesante.

The Weeknd, artísticamente, es un tipo opaco. No hace discos alegres ni coloridos y Kiss Land no es la excepción. Es un disco corto, que se deja escuchar, baja su intensidad entre el segundo y el tercer tema, pero luego va en subida. La producción, impecable. Las temáticas del disco, son muy actuales. Es un buen disco de rnb basado en la estética cyberpunk. The Weekend elige este lugar para realizar su mensaje y lo adecúa a su ficción: la vida de un rockstar en un mundo que le es indiferente. Kiss Land, gracias a estos insumos, tiene un halo de distinción y de misterio que mantienen a The Weeknd en un lugar del privilegio dentro del rnb contemporáneo.

The weeknd - Kiss land

The Weeknd – Kiss Land

2013 – Republic / XO

Sitio | Soundcloud | Facebook | Twitter | Instagram

01. Professional
02. The Town
03. Adaptation
04. Love in the Sky
05. Belong to the World
06. Live For [ft. Drake]
07. Wanderlust
08. Kiss Land
09. Pretty
10. Tears in the Rain
11. Wanderlust (Pharrell Remix)
12. Odd Look (Kavinsky ft. the Weeknd)

Comunidad Indie Hoy