Karina Vismara es una de las nuevas referentes de la música folk de nuestro país. Con una pasión por los Beatles desde muy chica, comenzó a tocar el piano, más exactamente a la edad de 9 años. Viajo a Inglaterra muy joven para estudiar música en uno de los institutos más importantes de la región, escribió muchas canciones y trabajó duro para editar su disco debut, que salió el año pasado, y lograr ser telonera de artistas internacionales de la talla de Iron & Wine.

Tuvimos la oportunidad de charlar con ella en una entrevista íntima, donde nos cuenta desde sus comienzos hasta como fue grabar Casa del Viento, pasando por sus influencias, y mucho más.

Luego de una serie de EPs, el año pasado estuviste editando tu disco debut Casa del Viento, que salió a través de Exiles Records. ¿Podés contarnos cómo fue el proceso de grabación? ¿Cómo trabajaste a la hora de hacer las canciones?
Casa del Viento se grabó en El Pie Recording Studios en dos días de sesión con el ingeniero de sonido Gonzalo “Pájaro” Rainoldi, que hizo un trabajo excepcional. El primer día grabamos todas las guitarras y el segundo día nos concentramos en grabar lo que faltaba: voces, banjo, charango, contrabajo y percusión. Fueron dos sesiones muy intensas pero se generó un clima de trabajo muy lindo. La producción estuvo a cargo de Andrés Barlesi (Los Álamos, Springlizard), quien además grabó algunos arreglos instrumentales. La verdad, debo admitir que soy bastante perfeccionista en cuanto a mi performance y además no me gusta editar mucho. Prefiero hacer tomas completas antes que recortarlas. El disco es bastante minimalista en sí, me parecía importante hacer un disco auténtico y representativo de lo que hago. Compuse las canciones y luego las tocamos en vivo con Andrés varias veces. Una vez que habíamos decidido la identidad que queríamos lograr, fuimos al estudio ya con una idea clara de los arreglos y el sonido que buscábamos. Llegamos y nos pusimos a grabar.

El disco fue masterizado y mezclado en Estados Unidos. ¿Cómo se dio esa oportunidad?
En el 2014 abrí el show de Los Álamos en Niceto. Ahí fue que conocí a los chicos de Bang Bang, Ale y Caro, y también a Paco de Exiles Records, que es el editor del disco. Charlamos y les conté que estaba por grabar un álbum de folk y que estaba buscando un sonido medio vintage como Devendra Banhart. Ale y Caro me sugirieron que hablase con Noah Georgeson (productor y miembro de Devendra Banhart) para que mezclara el disco. Una vez grabado el disco, Ale y Caro me pusieron en contacto con Noah. Le escribí un email y le conté mi historia, que había trabajo sin parar en un pub de Inglaterra para poder ahorrar y volver a Argentina a grabar un disco. Y que la única forma de lograrlo había sido viviendo ahí mismo arriba del pub, en una habitación venida abajo. Le dije la posta, que no tenía plata y que solo podía pagarle algo simbólico. Para mi sorpresa, Noah se re copó y me dijo que le había encantado el disco, que lo quería mezclar y masterizar a pesar del dinero. Yo no lo podía creer. De hecho jamás pensé que me respondería siquiera.

¿Qué cosas te influencian a la hora de hacer una canción? ¿Sos de escribir rápido o suele llevar un tiempo?
En general escribo acerca de mi vida y las experiencias por las que transito. La mayoría de las veces escribo las canciones en menos de una hora, pero eso no quiere decir que todo lo que escribo pasa la barrera de la habitación. He escrito muchas canciones que jamás toqué en vivo.

Para la gente que todavía no te conoce: ¿Cómo describirías lo que haces y cómo fue que empezó este proyecto musical? ¿A qué edad fueron tus primeros pasos en el mundo de la música?
Es muy difícil describirse a uno mismo, pero lo voy a intentar. Hago canciones para escuchar, con una guitarra medio onda Nick Drake/José González, me encantan las afinaciones abiertas y la melancolía, con un toque rítmico más argento. Comencé a tocar el piano y a cantar cuando tenía 9 años con la ayuda de un cancionero de los Beatles que tenía mi viejo y una casetera. A medida que iba aprendiendo a acompañarme empecé a tocar con mi viejo por las tardes y a los 14 años me colgué la viola y formé mi primera banda con amigos.

Desde que tuve la oportunidad de verte como telonera de Los Álamos hace unos años hasta ser telonera de Iron & Wine en septiembre del año pasado has recorrido un largo camino. ¿Cómo fue la experiencia de tocar junto a un artista internacional de ese calibre y con un público más grande?
Fue una gran experiencia poder tocar frente a un público grande tan respetuoso. Además, en esa oportunidad toqué un par de temas con Johan (Los Álamos), que esa noche se presentaba con su proyecto solista Diente de Madera. Fue muy lindo compartir escenario con Jonah que fue quien me introdujo en la escena local. Por otro lado, Sam es muy buena onda, estuvimos charlando después del show en el camarin, compartimos anécdotas, me conto como se le había ocurrido el nombre de «Iron & Wine”, y lo más gracioso, él me preguntó qué afinaciones usaba.

¿Cómo te sentís al representar un poco lo que es la escena folk en el país? ¿Creés que es una escena grande o todavía puede crecer más?
La verdad me enorgullece mucho que me consideren relevante en la escena folk, nunca lo había pensado así. Si te puedo decir que junto a otros grandes músicos y compositores, como Dani Ferretti, Rodrido Tarsitano, Dolores Cobachm Brian Zditowski, Juan Demarco, Leo Parra, por nombrar algunos, apoyamos una movida de música folk que surge a partir del ciclo Open Folk que se hace todos los martes en el Universal Espacio Cultural. Para mí, otro referente de la música independiente es Marina Fages (quien además pinta y es la autora de su libro). Es una escena emergente que ha crecido mucho este último año, pero todavía no llegó la mejor parte.

Tu voz hace recordar un poco a la de artistas como Laura Marling o Sharon Van Etten. ¿Te hacen sentir cómoda las comparaciones? ¿Tenés alguna voz referente a la hora de cantar?
No me molestan para nada las comparaciones. Está bueno que quienes me escuchan puedan sentirse cercanos de algún modo, sobre todo cuando les hago acordar a otros artistas que les gustan mucho. Me han comparado con Joan Baez, Joni Mitchell y hasta Luca Prodan. No tengo una voz referente al cantar, al menos no conscientemente. Trato de ser lo más genuina posible, pero obviamente todo lo que he escuchado y lo que me inspira se expresa de alguna manera en mi forma de interpretar la música.

Estuviste viviendo en Liverpool hace unos años donde estuviste estudiando en uno de los mejores y más reconocidos institutos de música de Inglaterra, LIPA (Liverpool Institute for Performing Arts). ¿Qué marcó esa vivencia en tu vida y en tu carrera musical y cómo te influenció a la hora de hacer lo que hacés? ¿Hay alguna anécdota para contar de tu paso por el país europeo?
Lo que más me marcó fue la escena de Liverpool y los otros estudiantes del LIPA, varios de los cuales hoy son músicos establecidos como The Staves, Stealing Sheep y Dan Croll, entre otros. Estar entre esa gente creativa no tiene precio, un poco como lo que está ocurriendo hoy en Buenos Aires con la música independiente y la escena folk. Una anécdota para el recuerdo fue poder conocer a Paul McCartney, mi ídolo de toda la vida y también ver en vivo a Neil Young con Crazy Horse.

¿Qué música estas escuchando en este último tiempo? ¿Escuchás solo folk o hay espacio para otros géneros?
Por supuesto que no solo escucho folk, de hecho de pequeña escuchaba rock. En general me gusta todo a menos que sea comercial. Si es genuino y está bien ejecutado es raro que me disguste. Hoy por hoy lo que más escucho es música independiente en vivo, a mis amigos y la gente que me rodea. Creo que el disco que más escuché este año fue Tuy de Los Tabaleros.

¿Tenés algún sueño con este proyecto que en este momento parezca inalcanzable pero el cual un día quieras alcanzar?
Sí, el de todos: poder generar y sostener una carrera musical a lo largo de mi vida.

¿Con qué artistas de la escena nacional o internacional te gustaría colaborar si se te presenta la oportunidad?
De la escena internacional me gustaría colaborar con Laura Marling. De la escena nacional, me gustaría seguir colaborando con quienes lo he estado haciendo hasta ahora, por quienes siento mucho respeto y admiración; y por supuesto también seguir conociendo gente para compartir lo que hago.

¿Cuáles son tus planes para este año que recién empieza? ¿Vas a estar dando algún show, alguno que ya puedas adelantarnos?
Este jueves 11 de febrero voy a estar tocando en Matienzo en el ciclo Mucha Muchacha. Y luego se viene la presentación oficial de mi disco Casa del Viento con músicos invitados, del cual en breve contaré mucho más.

¿Hay planes de nueva música? ¿Estuviste componiendo?
Siempre, aunque hoy me estoy concentrando de lleno en el disco que acabo de sacar.

——-

Karina Vismara se presenta este jueves en el ciclo Mucha Muchacha del Club Cultural Matienzo (Pringles 1249), junto a Jimena López Chaplin y Valeria Cini. La cita es a las 22 horas y la entrada tiene un valor de $70. En nuestro Twitter estamos sorteando un par de entradas. Más información en el evento de Facebook.