stevie-jackson

Hay ciudades de las que es imposible escapar de cierto imaginario musical. En Buenos Aires el tango, en Liverpool los Beatles, en Nueva Orleans el jazz, en Manchester el Madchester. Glasgow, la capital escocesa, sea posiblemente la cuna del indie pop «de cámara», ese género tan explotado por bandas como Belle and Sebastian o Camera Obscura, que a base de letras absolutamente poéticas (los booklets de los discos de estas bandas podrían funcionar independientemente como un libro de poesía) y una orquestación apabullante, logran transmitir lo que siempre parece imposible: las emociones.

Antes de una nueva visita a Argentina, y a propósito de su más reciente disco Girls in Peacetime Wants to Dance (2014, Matador), pudimos hablar con Stevie Jackson, el guitarrista de Belle and Sebastian, que desde su casa en esa localidad europea nos atendió el teléfono para responder algunas preguntas sobre el proceso del disco, el sorprendente sonido menos melancólico y sus memorias sobre la última vez que tocaron en el país.

¿Cómo encararon este nuevo sonido más bailable? ¿Qué nos podés decir de Girls in Peacetime Wants to Dance?
Queríamos incluir elementos más rítmicos en las canciones para que sea un disco más “up-tempo”, sin dejar de lado la melancolía. Para esto fue crucial el trabajo del productor, Ben Allen, así que fuimos a Georgia, en Estados Unidos… él trabajó mucho con grupos de hip-hop, haciendo de ingeniero y teniendo un background muy distinto al nuestro, lo que lo hacía emocionante para nosotros. Y definitivamente su colaboración hizo a este álbum. Allen es una persona muy metódica y ama lo que hace, siempre está con la computadora probando cosas, su imaginación no tiene límites. Fue una experiencia muy divertida trabajar con él.

El sonido definitivamente se logra. ¿Cómo se contactaron con Ben Allen, cómo surgió que él sea el productor?
Nuestros managers hicieron el contacto, y luego de varias conversaciones nos encontramos viajando a los Estados Unidos. No sé si fue la mejor manera pero creo que funcionó. Trabajar con Ben fue igualmente emocionante como perturbador, justamente por las diferencias de backgrounds… y eso es desafiante pero atemorizante al mismo tiempo. Pero finalmente nos gusta mucho cómo quedó el disco así que estamos muy felices.

En este nuevo disco, ¿escribiste alguna de las canciones?
Sí, escribí “Perfect Couples”, y canto en ella. Quería, además de todos mis esfuerzos como guitarrista y percusionista, poder agregar mi costado de compositor al nuevo disco.

¿Cuáles fueron los discos que sonaron mientras grababan este nuevo disco?
Tenemos influencias muy diferentes porque somos todos muy diferentes, y muchos. Pero, personalmente no escucho música mientras estoy trabajando en un disco nuevo. Prefiero más ver una película. Últimamente estuve muy enganchado con documentales.

¿Viste God Help the Girl, la película de Stuart Murdoch? Como compañero de banda, ¿cuál es tu opinión?
Creo que está conectada con la banda, por supuesto. Participé en el proyecto, que tomó mucho tiempo, y me encantó la idea desde el comienzo. Cuando la vi terminada me gustó, era todo lo que esperaba. Los personajes son muy agradables y sin dudas llevan la película… son personajes que los puedo identificar muy bien aquí en Glasgow. Los actores están muy bien también.

¿Tenés pensado hacer un nuevo disco solista?
Por supuesto, sí. Estoy alistándome para eso, trabajando en la pre-producción de un nuevo disco que comenzaré a grabar, con suerte, el año que viene. Ese es mi próximo paso, pero tendrán que esperar.

Sobre el título del nuevo disco, ¿a ustedes les gusta bailar?
Me encanta bailar, ¡absolutamente! ¿A quién no? Cuando estoy cansado, pongo la música bien fuerte y me olvido de todo (risas). Confieso que me encanta ir a fiestas en casas, acá en Glasgow hay muchas, bebemos y bailamos toda la noche.

¿Cuál es la canción más bailarina de B&S?
Mmm, alguna del disco nuevo. Quizás “The Party Line”.

¡O el disco nuevo entero!
Sí, creo que sí. Lo hicimos para eso, queríamos sonar todavía más pop, con canciones más rápidas. Aunque puede ser una vieja también: “You’re Just a Baby”. Esa también es para bailar, o al menos a mí me mueve.

Recientemente re-editaron todo el catálogo en vinilo, ¿es tu formato favorito?
Me gustó mucho volver a escuchar nuestro primer disco en ese formato. El formato nunca muere y lo elijo antes que nada. Es hermoso. El formato digital está bien igual, pero tiene algo perverso.

¿Te acordás de la última vez que vinieron a Argentina?
Obvio, Argentina es uno de mis lugares favoritos en el mundo y nuestro paso por Buenos Aires fue hermoso. No esperaba ver tanta gente, creo que estaba agotado. Fue genial y estamos muy emocionados por volver.

—-

Belle and Sebastian se estará presentando en el Teatro Gran Rex el próximo 20 de octubre. Su último disco, Girls in Peacetime Wants to Dance, se consigue en las disquerías locales gracias a Ultrapop.