Hace poco más de una década que emergió de la escena neoyorquina un proyecto al cual ni siquiera le terminaba de encajar completamente el mote de art rock, ni el de post rock y con el tiempo empezó a ser definido por la crítica como simplemente “experimental”.

Casi 15 años después, con tres exitosos y disímiles álbumes publicados, tras varios cambios en su formación, y más de una gira internacional en su record, la inquieta banda estadounidense Battles llegará a Buenos Aires para presentar en vivo temas de su reciente disco La Di Da Di, que salió oficialmente a finales de 2015.

Si bien no se trata de la primera visita de la banda por estas tierras, sí será en la cual, según nos comentaron, esperan conocer mejor la ciudad y aprovechar el marco del Festival BUE para acercarnos su particular concepción sonora. En Indie Hoy tuvimos la oportunidad de charlar vía Skype con el veterano John Stainer, baterista y miembro fundador de Battles. Con él pudimos abordar preguntas relacionadas con el proceso creativo que les permitió grabar su nuevo álbum, el debate acerca del rol de la voz en el sonido de su banda, su opinión respecto de lo que se debería entender por innovación musical, entre otros asuntos más relativos a su próximo show y estadía en suelo argentino.

Me gustaría saber acerca de la creación de las canciones del más reciente álbum de tu banda porque sé que ustedes son bastante meticulosos y suelen tomarse su tiempo para elaborar cada parte de cada canción. Así que, ¿cuál fue el momento en el cual supieron que el disco ya estaba listo y que no había nada más para agregar o quitar?
Esa es una buena pregunta porque generalmente esa es la parte más difícil de hacer una canción de Battles: el saber cuándo parar, saber cuándo la canción está terminada; el decidir si necesita más capas o si por el contrario, está sobrecargada. Así que supongo que sueles cortar con el proceso cuando todos en la banda llegan al acuerdo de que ya no necesita más ni menos arreglos. Normalmente es más lo que hay que quitar. Me parece que es muy fácil agregar un montón de cosas a nivel sonora en vez de escoger y decantar una idea en particular y expresarla con énfasis. Así que, en cierto modo fue un disco bastante fácil de hacer en comparación a trabajos anteriores, pero en otro sentido fue un poco tricky. Siento que fue desafiante.

Comprendo, ¿suelen entonces tener discusiones grupales al respecto para poder cerrar cada canción?
Sí, seguro. Algunas veces nos peleamos y gritamos defendiendo nuestra opinión. Así que es duro, es apasionado… Es difícil, pero inevitable, así que lo hacemos en todo caso.

Ya me puedo imaginar que sea así. Por otra parte, ¿Piensas que resulta impreciso el definir a Battles actualmente como una banda instrumental?
Bueno, supongo que ahora se podría decir que lo somos. Por lo menos en cuanto a este último álbum. Pero pienso que en realidad siempre hemos sido una banda instrumental porque incluso en los tiempos en que había vocales en nuestras canciones, nunca sentimos como si tuviésemos un “cantante”. La parte vocal nunca fue un gran gran aporte sobre el cual se enfocara nuestra música. Incluso en los tiempos de Mirrored, creo que menos de la mitad del disco tenía partes con voces. Nunca fue como que en cada canción teníamos el típico cantante líder… Quiero decir que nunca tuvimos eso realmente. Y bueno, además creo que de cualquier modo estamos acostumbrados a no darle a la voz mucho protagonismo. De hecho siento que es más complejo escribir canciones entre tres personas en vez de cuatro, y que es más desafiante hacer canciones sin voz. No sé tiene sentido eso, pero esa ha sido nuestra experiencia.

Comprendo, ustedes siempre han visto a la parte vocal como otro elemento instrumental más, no como el centro transmisor del mensaje lírico o como una parte esencial.
Exacto, no lo vemos como algo imprescindible; aunque tampoco es que empezamos la banda pensando que vamos a ser una banda instrumental o que queríamos ser definidos como tal. Todo depende del momento creativo, tal vez en el próximo álbum incluiremos partes vocales nuevamente, aún no lo sabemos… Eso lo veremos.

Y ahora te quisiera preguntar respecto de sus artes de tapa, normalmente son muy atractivos y de algún modo muy simples y enigmáticos a la vez, y en el caso de la portada de este nuevo álbum vemos algo un poco exagerado, protagonizado por mucha comida…
Sí, creo que a lo que queríamos apuntar era a resaltar el hecho de que nuestra música es como toda esta comida que ves en la portada, que es una grotesca y desagradable combinación de… es demasiado. Literalmente nadie podría ser capaz de comer todo eso a la vez. Son todos estos ingredientes que una persona normal nunca jamás combinaría para hacerse un desayuno tradicional. Y siento que es muy parecido a lo que la música de Battles busca. Es una combinación de ingredientes que ponemos juntos y mezclamos juntos, escogemos qué partes va a quedar, y luego el resultado final es consumido por el oyente aunque no suela ser muy habitual. Creo que esa sería la metáfora (Risas).

battles - la-di-da-di

Claro, creo que Battles se ha destacado tanto por su nivel creativo y porque precisamente no suele hacer la típica canción pop con estructura tradicional de versos y coro, etc. Y ya que tocamos este tema… ¿Qué opinión te merece el presente de la industria musical actual en cuanto a la innovación por parte de los artistas emergentes, te parece que están todos reciclando cosas que ya se hicieron antes?
La verdad es que no sé exactamente desde cuándo, pero desde los setentas, más o menos, es cierto que muchos recursos e ideas se han repetido hasta hoy, pero la verdad es que a mí por lo menos no me importa que las cosas se repitan. O sea, normalmente vas a estar influenciado por el pasado, pero la gracia es intentar hacer algo un poco nuevo, dándole tu enfoque personal. Estoy de acuerdo con ese método creativo. Ahora, lo que no entiendo es cuando se pretende tomar un sonido exactamente igual al de una época y copiarlo tal cual para tocarlo de la misma manera hoy en día. En ese caso, no le veo el sentido. Aunque por otra parte siendo realista, reconozco que en este punto de la historia es casi imposible salir con algo completamente, 100% nuevo. Siempre va a haber cierto aspecto del sonido que te amarra a algo ya hecho antes. Por ejemplo, lo que Battles hace puede sonar bastante futurista, pero es solo la forma en la cual nosotros mezclamos los sonidos, presentándolos de una forma bastante futurista; pero nosotros somos una banda de garaje si lo piensas bien. O sea, no estamos usando ningún elemento que cualquier chico del mundo no pueda conseguir en una tienda de instrumentos. No sacamos nuestros instrumentos de un laboratorio extraño en el medio del bosque… Usamos guitarra, teclados, percusión acústica y todos los pedales que puedas conseguir en cualquier tienda de guitarras. Así que todas las herramientas están ahí, cualquiera puede comprarlas, todo depende de cómo usas esos recursos y ahí es donde creo que se pueden crear cosas nuevas. Así que, para resumir, pienso que literalmente todo hoy en día –de una forma u otra- está repitiendo algo que ya ha sido hecho; a menos de que lleguen los aliens desde el espacio exterior y nos traigan una música demencial que el oído humano nunca ha escuchado antes… Tal vez eso pase y entonces será algo nuevo, distinto de verdad. Mientras tanto, pienso que lograr un sonido completamente nuevo, es totalmente imposible.

Ciertamente. Pienso algo bastante similar respecto a lo que es posible hacer al momento de innovar musicalmente en nuestros tiempos. Y más relativo a su próxima visita a Latinoamérica ¿Cuál es el recuerdo más vívido que tienen de su paso por Buenos Aires, además del show que brindaron?
La última vez que tocamos allí fue genial. Recuerdo que comimos platos deliciosos como la parrillada y tomamos muy buena cerveza. Así que personalmente, me quedé con muchas ganas de volver cuando fuese posible. Vamos a ver qué cosas nuevas podré probar esta vez porque la verdad es que normalmente no sé cuánto con seguridad tiempo vamos a estar en cada ciudad. De hecho, la primera vez que Battles tocó en Buenos Aires no alcanzamos a ver nada. Literalmente aterrizamos, tocamos, comidos un poco de asado y dormimos porque teníamos que estar listos muy temprano a la mañana siguiente para viajar. Espero que esta vez, además de compartirles nuestras nuevas canciones, podamos conocer un poco más de la cultura local.

Espero que tengan un poco más de tiempo esta vez. Y por último, ¿Cuál es tu álbum o artista preferido en estos momentos?
Oh, bueno, odio estas preguntas. Nunca me logro decidir. Ahora me viene a la mente esta banda experimental con la que compartimos escenario en Taiwán llamada Prairie WWWW, son realmente muy buenos.

Bueno, gracias por la recomendación. Tendremos que escucharla.

Comunidad Indie Hoy