follakzoid

Previo a la fecha en la que Spiritualized retornó a Buenos Aires a mediados del año pasado, Jason Pierce recalcó en nuestra entrevista que es aquí en Sudamérica donde se encuentran las bandas verdaderamente psicodélicas. Este pequeño pero significativo reconocimiento se atribuye en parte al laborioso trabajo que ciertas bandas del continente realizan hasta el hartazgo para revitalizar una escena que lastimosamente no deja de asociarse a décadas pasadas. Impulso arrollador, es aquel que tiene como protagonistas a los principales exponentes del psych rock chileno, canalizados mayormente bajo la bandera de BYM (Blow Your Mind) Records, sello que se ha gestado desde las mismas bandas que lo enaltecen cada día y cada vez encuentra mayor reconocimiento alrededor del globo. Entre los artistas que le dieron nacimiento y hoy encuentran gratificación en lo más alto de su catálogo se encuentran los Föllakzoid, el imponente trío que también se nuclea alrededor del sello estadounidense Sacred Bones Records.

En vísperas del lanzamiento de su tercer disco (III) y ya habiéndonos mesmerizado con el adelanto que demandaba exaltación en torno a su venida, pudimos cruzar unas palabras con Domingo Garcia-Huidobro, para conocer su posición en torno al afianzamiento de la escena psicodélica latinoamericana, el reconocimiento de su música en lugares remotos del planeta, el nuevo disco y qué se siente ser admirado por tus ídolos.

No puedo disimular mi entusiasmo frente a la salida de su nuevo disco, soy fan de Föllakzoid desde que randommente pude llegar al disco II. Habiendo leído el comunicado de prensa me tienta pensar que en este disco toman una nueva dirección… ¿Qué deberíamos esperar de III?
El nuevo disco sigue un poco en el punto final donde quedó el disco II. En cuanto a sonido es algo mucho más ligado a la electrónica. A sonidos más upbeat, más prendidos. Está construido en base a elementos más minimalistas se podría decir, o sea menos exceso de acordes o efectos, al contrario, se escuchan elementos atonales, como para una suerte de decoración sonora.

Si tuvieras que elegir una palabra para separarlo a este de los anteriores, ¿cuál sería?
Minimal.

El video de “Eléctrico” es un flash, sé que lo codirigiste… ¿qué tal es para vos desenvolverte en ese ámbito?
Es entretenido. Este es el segundo video que hago para Föllakzoid, igual he hecho videos para otra gente, y una peli (Partir to Live). En este caso fue muy entretenido porque tuve la posibilidad de diseñar ese show… nosotros tocábamos en vivo y el registro se hizo ahí. Y el show estuvo muy copado, era como para un seminario de arquitectura, un escenario triangular, hicimos una situación medio ocultista, lo llenamos de humo y de bailarinas que después bailan en cámara lenta. Todo en sí fue una experiencia muy copada. Queríamos generar un contrapunto entre la danza clásica y la música de Föllakzoid o ese teatro municipal donde tocábamos y la puesta en escena de esa onda medio alienígena.

¿Por qué decidiste trabajar con Ion Rakhmatulina?
La idea de dirigirlo con Ion fue un poco por la estética trash que él tiene. Él ya nos había dirigido un video para Föllakzoid, y me gustaba la idea de tensionar un poco el espacio y filmarlo de una manera trash, lo más trash posible. Lo lógico hubiera sido darle una imagen muy pulcra porque de hecho está sucediendo algo muy pulcro pero nos fuimos para el otro lado y quedó ese producto que, no se entiende mucho dónde sucedió ni qué está sucediendo pero se entiende mucho la emoción, la atmósfera del momento.

Contame más de tu faceta audiovisual, más específicamente de Partir to Live.
A la peli la hice en 2012. Se estrenó en 2013 y desde ahí estuvo mostrándose en muchos festivales del mundo, llegó a Moscú, Paris, Glasgow, en Alemania, en Lituania…muchos lugares. Y la musicalizó un chabón que se llama Jozef Van Wissem que es el mismo que le musicalizó la última peli a Jim Jarmusch.

¡Buenísimo!
Si, y la gracia era que las veces que la mostrábamos en vivo se mostraba y se musicalizaba en vivo, por Jozef o Jozef conmigo. Era muy loco, la película pasaba y Jozef estaba musicalizándotela en la sala de cine.

Increíble eso…
Si!… y el mismo día en el que sale el disco de Föllakzoid sale el soundtrack de la peli. Va a ser un vinilo con sonidos de la peli… sonidos concretos onda, una motocicleta, o el sonido del viento o la lluvia mezclado con las canciones de la peli. Y también sale por Sacred Bones.

¡Genial! Parece que los trata bien Sacred Bones, ¿cómo fueron a parar ahí en un primer lugar?
Nos escribieron por mail hace un millón de años cuando el sello era más chico y nosotros teníamos dos canciones que habíamos grabado en una sala de ensayo.

¿Fueron ellos los responsables de la extensa gira que tuvieron alrededor del mundo el año pasado?
El sello todo bien, son lo máximo, se mueven un montón, pero tampoco es como que el sello hace todo. Siempre pinta como que es así pero no, porque el sello está en Nueva York pero de hecho hay gente que labura con nosotros en Estados Unidos que no es del sello y hay gente en Inglaterra que no está en el sello, y en Rusia y en Indonesia y en Australia… y como que cada uno de esos chabones ve las ofertas de ese territorio y cuajan entre ellos un recorrido que después se arma. El sello ayuda un montón en lo que es difusión y el resto, no sé, nos pasan plata para pagarle al chabón que va a tocar en el disco, lo que sea, pero no tiene una red de booking o de representación o cosas así.

¿Entonces se la gestionaron solos?
Si, solos… trabajando con un montón de bookers.

¿Cuál es el lugar más raro que visitaron?
El más raro… ¡uff! Fuimos a un montón de lugares raros. En Liepzig en Alemania tocamos en una casa que era bastante extraña, sino… en Lituania tocamos en una especie de palacio comunista que se había convertido en skate park, muy trash. Fue muy bueno, muy extraño.

¿Qué tal fue la experiencia en general, digo… dar vuelta al mundo llevando tu música a estos lugares remotos?
Está buenísimo… no lo veo como una experiencia así como… mítica como “la vez que vi al Papa”, porque es más como un trabajo. Trabajo que seguimos haciendo, nos vamos ahora en un mes a hacer lo mismo otra vez y así espero que sea por mucho tiempo más. Es muy entretenido tener la posibilidad de hacerlo, y esperamos que cada vez se vuelva más fácil de hacer y podamos llegar a tocar a lugares más lejanos.

¿Cómo responde la gente de esos lejanos lugares a la propuesta de Föllakzoid? ¿Existe un lenguaje universal de la psicodelia?
Eso depende mucho del pueblo, responden todos muy distintos. En Inglaterra por ejemplo los chabones se re prenden, saltan, son muy fans del sonido psych. En Alemania los chabones son como más fríos entonces se quedan muy quietos, viendo la música como ultra en trance. En Francia la movida era como más punk y en Rusia me acuerdo era como que el público era una mezcla de todo: a la izquierda estaban los chabones como drogados, al medio pogo punk, a la derecha unas chicas drag con unos chabones bailando trance. Era muy ecléctico el público, muy gracioso.

¿Cómo es su público en Chile? ¿Tienen una base de adeptos que los siguen a todos lados?
No tocamos mucho en Chile, pero si tenemos una base de adeptos muy fieles que nos siguen pese a que no toquemos. Son unos copados, son lo mejor.

¿Y acá en Argentina cómo los recibieron cuando vinieron a tocar?
Hemos venido un par de veces y siempre fue muy prendido. Vinimos en una época en que la banda era no minimalista, entonces colgábamos todo en el escenario y nos desangrábamos y a gente se desangraba y era como muy wild la experiencia.

¿Planean volver para mostrar su nueva faceta?
Sí, a la vuelta del tour que tenemos organizado por Estados Unidos. Parece un montón de tiempo más, pero no es tanto: mayo, julio, agosto…

El tiempo que invierten en recorrer el mundo brindando shows no parece ser un impedimento para ustedes a la hora de sentarse a componer… de hecho sé que a este último disco lo cranearon mayormente en la última gira. Me intriga saber cómo se dio ese giro tan marcado en su sonido en esas circunstancias. Parece haberse dado de un modo muy natural…
Absolutamente. Es que nunca lo pensamos como… “a ver de qué manera puedo diferenciar el disco II del disco III”, la verdad es que la evolución del sonido y de las estructuras de las canciones, desde el disco I al disco II y del disco II al disco III, es super orgánica. A medida que vamos tocando y re tocando las canciones, se van transformando y convirtiéndose un poco en nosotros, o algo así. Y estos temas todos fueron concebidos en pruebas de sonido o jams, o cuando te piden un encore o algo así, y se empieza a desarrollar cada vez más, después las empezas a tocar en fechas no oficiales y así se va dando.

El año pasado, en una entrevista que le hicimos a Jason Pierce de Spiritualized, él nos contó que es re fan de Föllakzoid, ¿sabías?
Sí sí, somos re amigos.

¿Qué se siente eso? Digo… no sé si ustedes son fan de Spiritualized pero tener el reconocimiento de uno de los más grandes exponentes del género debe sentirse increíble.
Es cool, es muy cool. Sobre todo porque es mutuo. Es muy copado que te guste un chabón y al chabón le guste lo que haces. Y no es el único al que hemos tenido la suerte de que nos guste y le guste lo que hacemos… se siente muy bien. Es muy buena onda la sincronía que nos junta con artistas que nos gustan… empezamos a tocar como hace siete años y en los últimos años nos hemos topado con gente muy cool que se ha copado con nuestra música, no sé, Jim Jarmusch también se copó mucho con la música y así otros chabones. Y está muy buena la posibilidad de poder tener una relación con ellos, de tocar, hacer un remix, trabajar juntos… es muy cool. Y en el caso de Jason en particular, el chabón es un amor, muy buena persona.

¿Te invita a tomar el té a su casa?
No me invitó a tomar el té a su casa (risas), pero sí nos tomamos unas birras.

Me acuerdo que lo que más me quedó de esa entrevista es él diciendo que aquí en Latinoamérica están las bandas verdaderamente psicodélicas. ¿Qué pensas de ese statement?
Emm… Estoy de acuerdo en algún punto… en el hecho de que cualquier formato de música foránea, por ejemplo, no sé una banda de Buenos Aires que hace shoegaze o alguien de Chile que hace psicodélia, el hecho de que sea concebido en Sudamérica le da un espíritu distinto a la música, se cargan de una energía distinta formatos ya convencionales. Y cuando es exportado, o escuchado en su territorio de origen se nota la diferencia. Pese a que ellos puedan tener los mejores instrumentos o lo más vintage en Inglaterra, les copa lo que se hace acá. Debe ser por la herencia mística que tienen todas las culturas ancestrales del continente, que de alguna manera se pasa telepáticamente a los músicos que entran en estado de trance.

Es muy copado pensarlo así…
Sí, trato de proliferar esa visión.

Siento que recién ahora la gente está empezando a darse cuenta del crecimiento de la escena musical chilena, pero creo que dicho crecimiento sigue asociándose más que nada a la escena pop. Sin embargo existe otra movida evidente que es la que están impulsando bandas como ustedes, Holydrug Couple, Nueva Costa y demás exponentes de BYM (Blow Your Mind) Records en una marcada distinción genérica. ¿Cómo viene gestionándose esa otra escena?
Llevamos cinco años sacando música… haciendo escena, se podría decir. Si bien la llegada no es tan masiva como la que está teniendo el pop, está teniendo cada vez más llegada… va creciendo su público. Este año se nos vienen cosas muy entretenidas como que vamos a co-curar un escenario junto a Sacred Bones en el Liverpool Psych Fest, donde toca Jason también como headliner. Va a estar muy copado, vamos a llevar muchas bandas para allá y hacer muchos crossovers de música para allá y para acá. También estamos adicionando bandas argentinas al catálogo.

¿Crees que en un futuro va a seguir proliferándose la escena psicodélica sudamericana?
Yo creo que sí. No sé cómo va a suceder pero está sucediendo. No sé si primero va a suceder afuera y después acá o al revés, pero está sucediendo de todas maneras.