Franz Ferdinand regresa a Buenos Aires para dar un show el 7 de octubre en el escenario de Museum Live en San Telmo. Con una nueva formación (sin el guitarrista emblemático Nick McCarthy) y presentando su último trabajo discográfico llamado Always Ascending (2018), la banda escocesa brindará una nueva fecha después de aquellos recitales memorables en el Luna Park, en Malvinas Argentinas, en River abriendo para U2, y aquella otra vez que tocaron en el Planetario en el Movistar Free Music. Hablamos telefónicamente con Bob Hardy, bajista del grupo, sobre esta nueva etapa de Franz Ferdinand mientras esperamos con ansias su presentación. 

Esta es su cuarta visita a Argentina. ¿Qué les gusta hacer cuando vienen?
Disfruto mucho de caminar por Buenos Aires cada vez que viajamos. Hay tantos lindos barrios viejos y negocios, todo tiene una estructura muy particular. Nos encanta visitar los distintos cafés y centros culturales, es una ciudad muy linda.

En 2016 sacaron una canción en contra de las políticas de Donald Trump llamada Demagogue. ¿Qué les inspiró a hacer esa canción?
Fue en 2016, cuando se estaban llevando a cabo las elecciones en Estados Unidos y todos los medios de comunicación estaban todo el tiempo encendidos con mucha intensidad. Cualquier persona común y corriente se despertaba y empezaba su día recibiendo noticias de las elecciones, tanto en la televisión como en la radio. Se volvía parte de la conversación habitual, hasta el punto de dominar nuestras conversaciones. Es al día de hoy que sigue pasando, es algo horroroso. Creo que fue inevitable lo que se manifestó por sí mismo en la canción “Demagogue”. Desearía que no existiera y que la canción hablara de otra cosa pero, como te digo, fue inevitable.

Otra de las canciones que remite a Estados Unidos, aunque más allá de su título se trate de algo más global, es The Academy Award. En su letra muestra una disconformidad frente a la realidad actual. ¿Qué nos pueden decir de ella?
Me gusta mucho esa canción. Cuando la escribimos estábamos hablando sobre las redes sociales, cuestionándonos todo lo que gira alrededor de ellas y cómo hoy forman parte de todos. Temas muy importantes como la soledad y la gente que termina aislada por culpa de la tecnología. Es una canción con una carga muy densa y nos resultó hasta un acto de protesta escribirla hoy en día.

En Always Ascending hay un mayor énfasis en la utilización de sintetizadores y eso demuestra una nueva cara de la banda. ¿Cómo fue esta experiencia?
Usamos sintetizadores desde el primer momento del proceso de composición. Nunca se había dado la oportunidad de utilizarlos apropiadamente, pero esta vez nos sentimos cómodos en el estudio y empezamos a jugar con ellos. Pensamos mucho en arreglos dance y todo lo que nos puede aportar atravesar el género de la electrónica. Nos pusimos a hacer algo nuevo y terminó siendo una de las mejores experiencias que tuvimos grabando como banda.

Always Ascending es el primer disco de Franz Ferdinand sin la participación de Nick McCarthy. ¿Cómo fue el proceso de adaptación en la nueva formación del grupo?
Cuando Nick se fue, Alex, Paul y yo empezamos a trabajar juntos en nuevas canciones sin saber qué iba a pasar. No sabíamos si íbamos o no a terminar sacando un disco porque realmente no lo esperábamos. Tampoco podíamos tocar nuestros viejos temas como un trío porque ya no éramos una banda, éramos solamente tres. Pero de todas formas nos largamos a escribir y durante el proceso conocimos a Julian Corrie, a través de amigos mutuos. Accedió rápidamente a participar con nosotros e inmediatamente estábamos en el estudio tocando canciones nuevas. Luego las cosas se aceleraron y empezaron a estar más enfocadas. Después del proceso de composición vino la parte de estudio, apareció Dino Bardot como guitarrista y de nuevo todo empezó muy natural, estábamos muy cómodos. Conocíamos hace años a Dino así que no fue una gran sorpresa. Fue un período muy excitante de muchas maneras porque no sabíamos qué nos esperaba. Éramos estas tres piezas que se iban entretejiendo y, cuando finalmente todo empezó a unirse, se volvió muy satisfactorio.

Los nuevos integrantes también son de Glasgow, una ciudad muy rica musicalmente. Hace poco tuvimos la visita de Mogwai y dieron un show alucinante. ¿Qué nos pueden contar de la ciudad?
Glasgow es una ciudad muy cool, pasan muchas cosas. Es muy independiente de Londres, tiene de todo, desde lugares muy interesantes hasta todo tipo de arte musical. Hay un montón de galerías con comunidades artísticas y hermosos lugares para tocar. También es una ciudad pequeña pero la comunidad es muy fuerte y eso hace que los músicos se conozcan entre ellos y exista un diálogo. Además hay una gran cantidad de bandas de todo el mundo viniendo a tocar a la ciudad. Recomiendo visitar un lugar llamado Stereo, que está en el centro de la ciudad. Es un restaurante y bar que también tiene música en vivo. Glasgow está lleno de parques y es una ciudad muy amigable.

Pasaron 14 años desde la publicación de su disco homónimo. ¿Son una banda que tiene en cuenta su pasado?
No lo creo, siempre estamos pensando en movernos hacia la próxima instancia. No somos una banda nostálgica. Nos excita pensar en lo que está por venir y en lo que podemos hacer luego.

*

Foto principal: David Edwards.

Franz Ferdinand se presentará el 7 de octubre en Museum Live (Perú 535, CABA) y las entradas se consiguen a través de Livepass. Más información.

Comunidad Indie Hoy