Future Islands es una banda de synth-pop basada en Baltimore, compuesta por Sam Herring, William Cashion y Gerrit Welmers. En 2014, tras muchos años de gira, lograron despegar con su cuarto disco, Singles, y desde ese entonces, han conseguido establecerse y desarrollar una enorme base de fanáticos que les ha permitido llevar su música a todo el mundo.

En el marco de la presentación de su quinto disco, The Far Field, llegarán a Argentina para tocar en Niceto Club el 9 de mayo, en la fiesta Walkman. Con motivo de su inminente visita, Indie Hoy conversó con Gerrit Welmers, el tecladista de la banda, sobre sus comienzos como banda, la vida en la ruta, sobre su legendaria performance en el show de Letterman y lo que esperan de su show en Argentina.

Si tuvieses que describir Future Islands a una persona que nunca los escuchó, ¿qué le dirías?
Es difícil describir en modo en que Future Islands suena. Es una banda de new-wave, sería como New Order, pero liderada por Joe Cocker. Algunos nos describen como electro-pop, pero no sonamos como electro-pop. Es música con la que podés reír, con la que podés llorar y con la que podés bailar.

¿En qué momento decidieron formar Future Islands?
Hemos sido amigos por muchísimos años. Yo crecí con Sam, el cantante, y fuimos a la universidad juntos. Ahí, Sam conoció a William, el bajista, el primer día. Luego de un tiempo, quisieron armar un proyecto musical centrado en el arte. Lo llamaron Art Lord & The Self Portraits. Estaba este Lord del arte que tocaba música con obras que él mismo había creado, que eran iguales a él. Abrimos para otra banda y nos empezamos a hacer un tanto populares. Hicimos un par de giras por la costa este. Poco tiempo después esa banda se disolvió, pero nos juntamos con otro amigo nuestro y comenzamos a hacer música de nuevo.

Ustedes son una banda que se caracterizó siempre por hacer muchas giras. ¿Cuándo comenzaron a hacer giras con Future Islands?
Bueno, primero hicimos un par de tours regionales con Art Lord & The Self Portraits y así hicimos varios contactos en varios lugares del país. Ahí conocimos a Dan Deacon, que es un gran amigo nuestro. La creación de Future Islands se debió a que teníamos armado otro tour con una banda amiga llamada Texas Governor y no queríamos abandonar esa gira. Así que esa fue la primera gira de Future Islands.

¿Cómo les cambió la vida comenzar a hacer giras? ¿Fue difícil?
Para mí, personalmente, no. Decidimos que íbamos a ser una banda que hiciera muchas giras, queríamos dar todo lo que teníamos. Trabajamos muy duro, estábamos muy determinados. Estábamos tan hambrientos de salir a la ruta y mostrarle a la gente nuestra música. Pero fue muy difícil, a veces no ganábamos nada de dinero y dormíamos en el piso de casas de conocidos. Sin embargo, siempre fue muy divertido. Te sentís libre: Estás en la ruta y por ahí apenas tenés plata para pagar la nafta y rogás poder conseguir plata para poder pagar la nafta para llegar a la siguiente ciudad, vender una remera o un cd. Definitivamente fue complicado, pero también era divertidísimo. Hicimos muchos amigos y tenemos recuerdos hermosos. Fue genial.

Muchas de sus letras hablan sobre momentos muy duros. ¿Hubo algún momento en el que pensaran que no podrían seguir con Future Islands?
Sí, hubo momentos en los que pensé que la banda iba a terminarse. Fueron como explosiones. Momentos en los que decís “¿Cómo voy a llegar a casa esta noche?”. Pero bueno, eso es parte de la gira. Estás con tus amigos todo el día, todos los dias, las cosas pueden calentarse y podés llegar a terminar peleándote, pero eso es parte de cualquier tipo de relación cuando las personas son muy cercanas. Somos como hermanos. Hubo una pelea en particular, que fue un poco tonta, pero que terminó siendo un desastre y pensé “Bueno, esto es todo, se terminó”. Un gran malentendido, potenciado por bastante alcohol. No fue nada serio, realmente, fue solo la situación y el estar en un mind-set medio raro. Habíamos tocado dos canciones enfrente de una audiencia y básicamente decidimos no seguir tocando porque era mucha la tensión. Pero pudimos charlarlo y todo estuvo bien. La clave, creo, para cualquier banda es la comunicación.

¿Cómo fue que grabaron su primer disco?
Lo grabamos en Baltimore, la ciudad donde vivíamos en esa época. Lo hicimos en el piso de arriba de la casa de un amigo. Nos juntamos y simplemente tocamos. Fue muy D.I.Y., muy lo-fi. Fue un disco muy divertido de grabar porque las canciones eran muy rápidas y más crudas. De hecho, los primeros recitales que tuvimos con Future Islands fue en fechas de bandas de hardcore. Y a todos los chicos hardcore les gustó.

Te quería preguntar por Singles, que fue el disco con el que la pegaron. ¿Qué factores creés que incidieron en que fuese un disco tan grande?
Son muchas cosas. Una de ellas fue definitivamente la performance que hicimos en el show de Letterman. Nos dio un impulso increíble. No sabíamos que iba a ser tan grande. Fuimos con cero expectativas, pero a la gente le encantó.

¿Cómo surgió esa posibilidad?
Fue una idea de la disquera. No estábamos seguros si se daría o no, pero al final se pudo hacer. Nosotros pudimos verla al día siguiente de la grabación. Estábamos viajando y se nos pinchó una rueda en el medio de la ruta, en un día nevado. Pudimos cambiar la rueda y un amigo nos avisó que justo había arrancado el programa. Así que salimos corriendo y nos metimos en un bar a ver la performance. Y al día siguiente estábamos llenos de mensajes de amigos y de gente que nos decía que había estado increíble y que nos felicitaban. Tuvimos muchísimas vistas en YouTube. Fue como una bola de nieve cayendo por una pendiente, pero nunca pensamos que se fuera a dar así.

¿Qué otros factores sentís que influyeron?
Bueno, fue nuestro primer disco con 4AD, que para nosotros era como una disquera soñada. Ellos han sido increíblemente dados para con nosotros y nos han ayudado muchísimo a crecer. También, justo después de la performance en Letterman, fui a SXSW por primera vez y ese fue otro impulso enorme para nosotros. Fue en el 4AD Showcase.

Bueno, ahora vienen a Argentina para presentar su último disco, The Far Field. ¿Cómo fue el proceso de composición y de grabación de este disco?
Intentamos escribir este disco sin sentir la presión de “El disco sucesor”. Singles había sido un gran éxito y creíamos que había una suerte de presión por hacer un disco igual de bueno. Queríamos tocar, explorar y ver qué nos pasaba, pero también escribir un gran disco. Así que alquilamos una casa en North Carolina, alejados de todo y empezamos a componer. Pero bueno, sí, nuestro mind set fue “Hagamos lo que sabemos hacer, escribamos buenas canciones.

¿Ustedes se involucran mucho en la producción o solamente se enfocan en componer?
Sí, tratamos de involucrarnos lo más que podemos. Siempre lo estuvimos. O sea, el primer disco que grabamos en un estudio de verdad fue Singles. Antes todo lo habíamos grabado en casas o sótanos. Aunque no creo que seamos particularmente duchos en lo que tiene que ver con ecualización o esa parte más técnica del trabajo, así que en ese tipo de cosas sí terminamos dependiendo de productores.

Genial. ¿Cuáles son sus expectativas respecto del show en Argentina?
La verdad que no sé qué esperar. Sabemos que la gente es tremenda, que el lugar es increíble. Estamos muy ansiosos por ver qué pasa. Nunca estuvimos en Argentina. Es nuestro primer tour por Sudamérica.

¿Y qué dirías que nosotros podemos esperar de su show?
También creo que deberían ir sin expectativas. Creo que deberían ir con la cabeza abierta a ver qué es lo que puede pasar. Como te dije, es música con la que podés reír, con la que podés llorar y con la que podés bailar. Así que esperamos estar a la altura y que realmente la pasen muy bien. Realmente estamos muy emocionados.

*

Comunidad Indie Hoy