Como aquella sensación de escuchar una maravillosa canción por primera vez, Humo del Cairo da lugar al silencio que permite la contemplación completa en cuanto a sus obras. La fuerza de sus canciones no es sólo un síntoma de agresividad necesitada, es parte de algo más grande, algo que nos rodea y que no puede expresarse de forma sencilla. La suerte no existe y esa es la clave para entender el impulso de estos tres músicos a la hora de enfrentarse a la realidad con sus instrumentos. Esto es el resultado de años de creer firmemente en el mensaje a transmitir y de no olvidar esas ideas que de más inocentes escuchamos y que por nuestra inexperiencia, no pudimos asimilarlas.
2014 fue un año en donde pisaron fuerte el piso inestable de la movida musical local. Ese año vio salir a la luz de lo conocido dos EPs fascinantes: Preludio 1 e Imaginario 2. Y han dicho que en el 2016 saldrá un nuevo álbum de ellos que dará por concluido uno de los arcos argumentales sonoros dentro del universo de Humo del Cairo. ¿Y luego de eso? De lo que estamos seguros es que los lows son capaces de enfrentarse a la desconocida posteridad y traernos de sus luchas cotidianas, sonidos que lograrán estremecernos. En eso creemos.

Juan Manuel Diaz es miembro de Humo del Cairo, guitarrista y cantante. El sábado 9 de abril tocaron en Niceto Club, siendo ésta su primera fecha en el año en dicho lugar, junto a Bandera de Niebla dando un show trascendental. DJ Space Lord y el mismo Juan Manuel se han encargado de musicalizar la velada. Luego del concierto, nos ha permitido muy amablemente analizar las creaciones e ideologías del grupo tanto como brindarnos información personal en relación a la música.

¿Cuáles fueron las primeras bandas que te marcaron?
Hay muchas bandas que considero que me cambiaron de alguna manera. Algunas como músico y otras como ser humano. Con total seguridad la que más me marcó y sigue todavía siendo mi principal influencia es Fugazi: actitud y principios. Anti-héroes con una trayectoria impecable en donde no había lugar para la vanidad y la boludez. Son mentores del “Hazlo Tu Mismo”. Jimi Hendrix es otra figura que me marcó mucho como músico. No fue de este planeta. Y por último y para redondear mi concepto de anti héroe del rock podría mencionar a Stephen O’Malley y Greg Anderson, a quienes les sigo los pasos desde que yo era un adolescente. Desde sus comienzos en el hardcore con bandas como Engine Kid y Brotherhood pasando por Burning Witch, Khanate, Goatsnake. Con Sunn O))) terminaron de redefinir lo que sería la música pesada del futuro. Lejos del virtuosismo de gente como Steve Vai, Joe Satriani, Ritchie Blackmore y ese tipo de dinosaurios que nunca me gustaron.

¿En tu casa escuchaban música? ¿Cuál era la relación que tenían con la música? ¿Algo de todo eso que escuchabas de más chico ha logrado inspirarte de más grande?
Mis padres eran bastante jóvenes y se escuchaba mucha música en mi casa. Led Zeppelin, los Stones, Joe Cocker, Bowie, Clapton, Los Redondos, Sumo, entre otros. Así también bandas como Duran Duran, The Cure o Depeche Mode. Sin lugar a dudas todo esto formó parte de mi formación como músico.

¿Cómo es el proceso de creación de la banda? ¿Cómo se inicia la composición, orquestación y grabación de los temas? ¿Sos responsable de algún área en especial? ¿Cuál es tu área favorita?
Somos una banda con mucha libertad a la hora de componer. Nuestras influencias no son solo musicales, por lo que la forma de encarar una canción o un disco van variando. El contexto moldea y define. Nos dejamos llevar por muchos estímulos, una idea, una melodía puede desencadenar una ola de imágenes y sensaciones que intentamos plasmar de la manera más visceral y honesta posible. Nos gusta trabajar las ideas con el fin de que el resultado sea movilizar, tanto para nosotros como para quien lo escuche. Cada uno de los tres va aportando lo suyo de manera fluida.

Hablemos de Preludio 1 del 2014. ¿Cómo fue el proceso de creación del disco? ¿Cuánto tardaron en grabarlo? ¿Cuáles son los temas más destacados para vos?
Grabar Preludio fue el comienzo de una nueva etapa para nosotros. Habían pasado un par de años de la salida de Vol. II y queríamos grabar con Fede, quien ya venía tocando con nosotros hace bastante y la química era impresionante. La independencia y la creación de “Errantes” no fueron detalles menores. Nos sentíamos en el mejor momento para concretar un montón de cosas que siempre daban vueltas por nuestras cabezas. Grabamos las bases en un día como lo hicimos con todos nuestros discos. Y un par de días más para overdubs y voces. Teníamos muy en claro cada detalle del disco. Lo grabó y mezcló Mauro Taranto y los masterizó Alan Douches. De principio a fin un disco que me encanta. Me gusta el camino que elegimos tomar.

Sobre Preludio 1, hablemos de “En Nubia”, mi canción favorita del álbum. En la intro aparece la voz de un sujeto masculino diciendo algo en cierto idioma. ¿Qué es lo que dice? ¿De dónde lo sacaron?
Es una advertencia en árabe y cómo lo conseguimos no puedo decirlo. Investigando se encuentran cosas muy interesantes y sentimos que tenía mucho en común con la letra de la canción.

Humo del Cairo es un claro ejemplo de una banda que entendió que el paradigma ha cambiado y que los punks de antaño tenían razón con sus ideas de autogestión y el Hacerlo Uno Mismo. Ustedes se encargan de todo el proceso del disco. ¿Qué los llevó a comprender que la situación ha cambiado y que la unión de sus fuerzas es lo mejor a la hora de concretar la creación?
Si, así es. Nos encargamos de todo nosotros. No solo somos los tres que subimos al escenario. Hay un grupo de amigos que nos ayudan con todas las tareas diarias que hacen que esto funcione. Creemos que es la mejor forma de tener control absoluto sobre lo que uno hace. No es algo nuevo para nosotros. Lo hicimos con diferentes proyectos lo largo de nuestra vida. Siempre supimos que era el camino correcto; sólo esperamos la oportunidad de concretarlo.

Hablemos de Imaginario 2, álbum del 2014 con tres poderosísimas canciones. ¿Cómo nació el arte de tapa? ¿Por qué “Imaginario”?
El arte de tapa estuvo nuevamente a cargo de Martin Santoro, fotógrafo de Humo del Cairo desde hace bastante tiempo. Desde que empezamos a viajar al interior del país y recorrer kilómetros de rutas, la imagen de las antenas se volvió recurrente. Como unos monolitos de fierro responsables metafóricamente de que nuestra música viaje a todos lados y se expanda. Así mismo también para nosotros de manera receptiva. Y el nombre define bien lo que se pretendía trasmitir. Algo completamente etéreo y personal. Flotando en todos lados y en ningún lugar para todo aquel capaz de encontrarlo o decodificarlo. Nikola Tesla fue una de las influencias que generaron parte de este concepto de energía libre a todo aquel que sea lo suficientemente receptivo. La frase que acompaña el arte de Preludio creo que da una idea del concepto: “El hombre es un antena orientada al misterio. El preludio movilizador hacia un viaje interno”.

Alumbra” me parece uno de los mejores temas de la banda, según mi parecer. Comienza como un buen tema stoner y van derivando a partir del minuto cinco hasta el final hacía una ambientación ruidosamente armónica, guiados por tu guitarra. Esa segunda parte me parece muy interesante, casi respondiendo al concepto del “mantra”, sonido que se repite y que permite llegar a un estado. ¿Cómo nació esa canción?
Alumbra” es una canción que desde sus orígenes se manifestó así. Tiene sus dos caras. La primera parte carga con el mensaje y luego el drone actúa como catalizador. Nos gusta experimentar con la música e intentar llevar todo lo más lejos posible. Es un mantra “Made in Flores”.

¿Cuál fue su último show antes de Niceto Club? ¿En dónde?
El último show fue en San Justo, provincia de Buenos Aires hace dos semanas. Increíble como todos los shows del Oeste.

Cualquier cosa que quieras decir y no se dijo antes, acá podes decirlas.
Gracias a todos los que nos acompañan de alguna forma en este trip.

—–

Fotografía: Martín Santoro

Comunidad Indie Hoy