Cuando “Come With me Now” empezó a sonar en radios, publicidades y hasta en la banda sonora de The Expendables 3, la gente de Epic Records le clavó el ojo y fue así como Lunatic, el segundo disco que Kongos había editado independientemente, fue relanzado en los Estados Unidos dos años más tarde de su aparición en Sudáfrica. De ahí, las cosas solo pudieron mejorar: el video de su hit llegó a 46 millones de reproducciones en YouTube y se fueron por todo el mundo en una gira que los trajo a los Lollapalooza sudamericanos en 2015.

El próximo 10 de junio Kongos lanzará un nuevo disco, Egomaniac, y el panorama es muy distinto a lo que era hace unos años. Ya no será un trabajo independiente, y los cuatro hermanos (hijos del músico folk sudafricano John Kongos) tienen fans por todas partes esperando escuchar nuevas canciones. Con su sonido alternativo, que mezcla rock y pop con sonidos electrónicos cercanos al kwaito y riffs de acordeón (!), sabemos que no será un disco sin sorpresas. El primer single, “Take It From Me“, ya es una alegre garantía de eso.

En esta entrevista exclusiva con Indie Hoy, los cuatro Kongos nos cuentan sobre este próximo álbum, la nueva gira, qué hacen en su tiempo libre, recuerdos sobre la gente en Argentina y el curioso trabajo de componer con compañeros de banda que son también tu familia.

Se viene un nuevo disco. ¿Cómo va a sonar?
Jessie: El nuevo disco se llama Egomaniac y es una progresión de nuestro anterior disco, Lunatic, aunque definitivamente hay un hilo entre ambos. Sigue sonando como Kongos, al menos para nosotros, pero más “en el futuro”.

¿De qué se trata? ¿Cuál es la idea del disco?
Johnny: Componemos por separado, cada uno de nosotros; estuvimos escribiendo a lo largo del año pasado, y cuando nos reunimos en el estudio y empezamos a tocar las canciones del resto vimos que aparecía el tema de la egolatría a lo largo de muchas de las canciones. El disco es sobre la egomanía y cuán progresiva es en todos los aspectos de la vida.

El título tiene algo similar al anterior, Lunatic, ¿hay una idea que los une?
Danny: Sí, al principio estábamos buscando un título para este álbum y nos inclinábamos hacia algo “planetario” o “celestial”, pero después de definir la lista de temas y mirar las letras nos dimos cuenta de que no estaba yendo en esa dirección. Sin embargo todos teníamos ideas relacionadas a la egomanía en nuestras letras, y un día surgió la palabra Egomaniac, que de paso se relacionaba con Lunatic.

Ustedes vivieron en Sudáfrica, Inglaterra y Estados Unidos. ¿Dónde están sus raíces? ¿Se consideran una banda sudafricana, como muchos los llaman? ¿Cómo los afectaron esas mudanzas en lo musical?
Jesse: La mayoría de nosotros nació en Londres, pero nos fuimos muy jóvenes a Sudáfrica. Allá éramos muy chicos como para empezar una banda, pero todos tocábamos música. Crecer en ese ambiente, escuchar la amplia variedad de música de los discos de nuestro padre, todo nos influenció en la manera en que hacemos música. Hicimos algunos amigos muy importantes y echamos nuestras raíces en Sudáfrica así que, a pesar de que nos fuimos en 1996, todavía sentimos que de alguna manera es nuestra casa.

Los cuatro componen canciones… ¿cómo se transforma todo eso en un mismo sonido y un mismo estilo?
Dylan: Cada uno compone sus propias canciones y después las ponemos sobre la mesa. El proceso colaborativo empieza recién cuando nos metemos en el estudio, y trabajamos en los arreglos y la producción de todo. Ahí es realmente cuando se forma algo que une todo, una producción sonora similar en esas canciones que quizás eran muy distintas, de cuatro autores distintos.

Un batero que también suele ser el cantante principal no es algo que se ve todos los días. Jesse, contame más sobre eso: ¿vos sos el compositor de los temas que cantás?
Jesse: Sí, generalmente cada uno canta las canciones que escribió. A veces no sucede, pero suele ser bueno que el autor interprete su propia canción, porque él entiende la letra de una manera más personal, mejor que nadie más. Pero sí, tocar la batería y cantar no fue algo sencillo de aprender, de hecho cantar para mí no fue sencillo, no me era natural. Pero lo hice lo suficiente como para ir haciéndolo un poco mejor. En este nuevo álbum eso de cantar nuestras propias canciones pasa mucho más: Danny canta canciones, Johnny canta canciones… así que está bastante parejo.

El sonido de Kongos a veces es muy rockero y otras veces se pone más pop, electrónico, bailable, hasta poguero. Algunos temas suenan bien folk, como la hermosa “Escape”, mi favorita. ¿Cómo describen su sonido? ¿Cuál es la diferencia entre el sonido de Lunatic y el de Egomaniac?
Danny: Tratamos de mantener un hilo, pero no nos oponemos a ningún tipo de sonido. A todos nos gustan mucho los sintetizadores, y las guitarras, y la batería, y bueno, todo lo que está en el medio. El acordeón, obviamente, es un sonido único para el rock. Este nuevo álbum es ligeramente más electrónico, yo diría. Pero todavía hay un sello de Kongos, y todo eso que caracteriza nuestro sonido.

¿Qué discos o artistas actuales están escuchando? ¿Qué los inspira?
Johnny: Creo que todavía escuchamos una banda que nos gusta desde hace mucho, Tinariwen, que hace una especie de desert blues, y son de Mali. ¿Danny, cómo se llama ese guitarrista con slide que estabas escuchando hace poco? *risas*
Danny: Blake Mills.
Johnny: Eso, Blake Mills. Definitivamente están pasando cosas muy interesantes con él. No sé, escuchamos mucho de lo clásico. 2001, de Dr. Dre., los Beatles.

Tocaron por todo el mundo y se ganaron fans en todas partes. Ahora sale un disco nuevo ya teniendo nuevos seguidores. Cuando están componiendo, ¿cómo se imaginan a su público? ¿Cómo es un fan de Kongos?
Dylan: Realmente depende de la canción; muchas veces cuando estamos pensando en el single de un nuevo álbum tratamos de visualizar al público o cómo reaccionaría en vivo. En esto tenemos bastante suerte porque el primer single de este disco, “Take It From Me”, lo hemos estado tocando ya por un par de años, de hecho lo tocamos en Argentina, y pudimos ver que la reacción de la gente era enorme, incluso antes de que hayamos grabado el tema. Supimos que era un potencial candidato para un single. Para muchas de las canciones, sí, pensamos en la producción en vivo, en el show. Queremos que nuestros fans bailen. Y describiría a un fan de Kongos… como el ser más inteligente, agraciado, guapo y con mejor gusto musical probablemente del mundo. No, realmente depende del país, pero han sido increíbles en todos los lugares a los que hemos ido. Especialmente en Sudamérica, han sido de mucho apoyo y muy entusiastas.

También sumaron muchos fans en Argentina después de su visita. ¿Qué recuerdan de nuestro país, su gente y su energía?
Danny: Tengo que admitir que eso se extiende a toda Sudamérica, este tipo de energía. En Sudáfrica también. Hay algo con ser del sur del ecuador que es especial. En Argentina la gente fue súper piola. A todos lados adonde íbamos en Buenos Aires la gente era muy agradable, conversadora y familiarizada con cosas interesantes: nos mostraban nueva música y cosas asi. Y la comida fue muy buena *risas*.
Johnny: Sí, la comida fue excelente. Y la gente muy cálida.

¿Algún plan de volver?
Dylan: Absolutamente. Vamos a volver; como estuvimos diciendo, fue un verdadero highlight terminar nuestra gira en Latinoamérica el año pasado y no podemos esperar para volver. No sé exactamente cuándo, pero vamos a ir.

¿Qué hacen además de tocar? Creo haber visto a Dylan haciendo algo de jardinería en Instagram…
Dylan: Sí. Muy rock n’ roll. Sexo, drogas y rock n’ roll y tomates. Eso es lo que me gusta hacer: cosas al aire libre. Voy de camping, hago snowboard, voy en bicicleta. A Danny le gusta la fotografía, filmar…
Danny: Juego al golf muy mal.
Dylan: Todos jugamos un poco al golf.
Johnny: Estos días yo no… no estuve haciendo mucho. Mirar tele. *risas*
Dylan: No hemos tenido tiempo de hacer mucho más.

¿Y qué planes tienen para el futuro cercano?
Jessie: Nos gustaría hacer un par de videos de Egomaniac y después salir a girar, tocar, y volver a Sudamérica lo más pronto posible.
Danny: Sí, nos gustaría estar de gira un buen rato si todo sale bien con este nuevo disco.

Comunidad Indie Hoy