El mes próximo se cumplirá un año del lanzamiento de Electric Trim, lo cual es digno de celebración no sólo por tratarse del álbum más arriesgado y entrañable de Lee Ranaldo en lo que va de su carrera solista (y cuyo resultado, además, sorprendió tanto a sus seguidores como a él mismo), sino también por la búsqueda creativa que caracterizó al proceso de composición y grabación de las canciones. Parte de esa magia quedó registrada en Hello Hello Hello: Lee Ranaldo, Electric Trim, joyita documental dirigida por Fred Riedel que integró la programación del pasado BAFICI, y fiel testimonio de cómo esa experiencia potenció la alianza entre el ex Sonic Youth y el productor y músico catalán Raül “Refree” Fernández, a tal punto que hoy se encuentran grabando lo que será su tercer disco en conjunto.

Fiel a su espíritu entusiasta, este gurú de las seis cuerdas cuyo impulso cancionero lo llevó a zambullirse en un fino folk experimental con impronta beatlesca, acaba de lanzar también In Doubt, Shadow Him!, un álbum grabado junto al colectivo instrumental francés Hifiklub, y a su vez banda sonora de un documental bajo el mismo nombre, que retrata a Lee en su Nueva York natal. Se trata de un trabajo introspectivo, y aunque su exploración se centró mayormente en la parte vocal, esta vez lo hizo mediante un abordaje atmosférico; revelando así otra de las tantas facetas que conforman el prolífico universo Ranaldo, donde también queda lugar para las artes visuales, la producción musical y la escritura.

Como broche de oro, el neoyorquino se presentará nuevamente en Buenos Aires este domingo, pero en esta oportunidad lo hará en el escenario de Niceto Club y en formato trío, acompañado por el mismo Raül Refree en sintetizadores y guitarra eléctrica, y Booker Stardrum en batería. Mientras que en sus anteriores visitas tuvimos la ocasión de escuchar sus canciones desde una perspectiva acústica y más cercana al modo en el que fueron compuestas, este nuevo formato es la pieza que faltaba para completar el rompecabezas sonoro, y no hay dudas de que volveremos a sorprendernos.

Después de ver el documental dirigido por Fred Riedel, tengo la sensación de que, si bien vos y Raül pasaron mucho tiempo dentro del estudio dándole forma a las canciones, el proceso creativo de Electric Trim fue espontáneo y lo disfrutaste mucho. ¿Estoy en lo cierto?
¡Sí, disfrutamos inmensamente el proceso! Diría que fue una de las experiencias más interesantes de grabación en estudio que he tenido. Trabajamos muy duro, es cierto, pero amamos cada minuto de ese trabajo. Con la ayuda de Raül fui encontrando mi camino hacia un nuevo universo sonoro, así que fue un momento increíblemente creativo para ambos. Además hubo muchos amigos que colaboraron, como Nels Cline, Sharon Van Etten, Kid Millions, Steve Shelley, Alan Licht y Tim Luntzel.

Al escuchar el álbum, la naturaleza cambiante de las canciones es una de las cosas que más se disfrutan; es como emprender un viaje. Pero, como bien sugerís desde la portada, el camino no es recto. ¿Tenías una idea previa sobre cómo querías que sonaran esas canciones?
No teníamos una idea cuando empezamos; trabajamos en base a demos muy crudos que yo había hecho. Creo que lo que hace a las canciones tan únicas y diferentes entre sí, es el hecho de que no teníamos una banda tocando, sino que elegimos músicos específicos para cada una. Así, cada canción terminó siendo como una pequeña “película” en sí misma, o un pequeño universo sonoro. Me encanta esa diversidad que se generó dentro del álbum.

Raül y vos ya están grabando nuevo material. ¿Qué podés adelantar sobre eso? ¿El próximo disco seguirá la misma línea que Electric Trim?
Empezamos el mes pasado a trabajar en mi próximo proyecto; ya tenemos 3 tracks completos, y los dos estamos muy entusiasmados. Vamos a seguir trabajando en eso desde octubre hasta diciembre, y luego veremos adónde estamos parados. Para este próximo disco el plan es ir más lejos con las voces (la mía y otras también), y darle a la instrumentación un tono bastante más minimalista, en comparación al “maximalismo” que caracterizó a Electric Trim. Nos entusiasma mucho estar moviéndonos en una nueva dirección, y esperamos crear otro disco de canciones de las cuales podamos sentirnos igual de orgullosos.

¿Cómo surgió In Doubt, Shadow Him!, el proyecto audiovisual junto a HiFiklub?
Con los chicos de HiFiklub ya hace bastantes años que trabajo y además somos amigos; viven en el sur de Francia y son muy creativos. Produje un disco para ellos hace algunos años, y ahí fue donde nos conocimos. En realidad, fueron ellos quienes me impulsaron a hacer mi primer show acústico allá por 2011. Se especializan en proyectos colaborativos con otros músicos; han hecho muchos buenos trabajos. En este caso, el álbum es la banda sonora de un documental que filmaron sobre mí en 2014, mientras estábamos trabajando en Nueva York, y es el tercero de una serie de retratos sobre artistas, que incluye tanto el formato audiovisual como el LP. Para el disco, ellos crearon los tracks musicales, yo escribí y canté las letras, y tuvimos también muchos músicos invitados como Nels Cline, Ikue Mori, Bob Bert y Don Fleming, y Sarah Register de la banda Talk Normal. Fue un proyecto divertido y diferente. Estoy muy contento con cómo salieron esas canciones, y de hecho estoy usando algunas de las técnicas desarrolladas durante este proyecto en lo que respecta a la escritura lírica para mi próximo disco.

Foto: Anna Bogaciovas

Afortunadamente, nos visitás muy seguido. ¿Qué te atrae tanto de nuestra ciudad?
Tuve el placer de poder visitar Buenos Aires (y Sudamérica en general) bastante seguido últimamente; me alegró mucho ya que amo esas culturas, su comida, la música, y también me he hecho muchos amigos allá. Sigo descubriendo cosas nuevas cada vez que voy. En mi última visita, finalmente pude visitar la mayoría de los museos de arte de Buenos Aires, lo cual estuvo muy bueno. También, cada vez que voy trato de hacer al menos un paseo en bici por la ciudad; algo que me encanta, ¡y que espero poder hacer nuevamente esta vez!

Recuerdo que describiste a “Thrown Over the Wall” como una canción de resistencia ante las duras políticas de Trump. En esta oportunidad, tu visita coincide con el rechazo por parte del Senado de la ley de despenalización del aborto en nuestro país, así que como verás, el conservadurismo es un problema acá también. ¿Creés que hoy es más necesario que nunca unir compromiso social y música?
No creo que sea responsabilidad de todo artista comprometerse políticamente; pero a medida que la situación empeora, parece que más y más quieren involucrarse, y pienso que es algo bueno. “Thrown Over the Wall” se convirtió en una especie de canción de protesta “accidental”, pero muchos artistas están escribiendo canciones bastante directas sobre el cambio de orientación en nuestras prioridades, ¡cambio que consideramos para peor! Es una tragedia lo que está sucediendo, y las medidas conservadoras que Trump refleja y apoya no se limitan sólo a los Estados Unidos; esta “ola” está replicándose en muchos países de Sudamérica, en Europa, Australia… siento que es el último aliento de una visión del mundo anticuada y retrógrada. En cualquier caso, espero que lo sea.

Con Sonic Youth, exploraste la disonancia a través de la guitarra eléctrica, lo que resultó en un sonido completamente nuevo para la banda. ¿Fue un desafío para vos explorar territorio acústico, y hacerlo desde un lugar tan intimista?
En los primeros álbumes que hice después de la separación de Sonic Youth, usé básicamente el mismo formato que tenía la banda; dos guitarras, bajo y batería. Cambiarme a la guitarra acústica fue el movimiento más radical que me pareció que podía hacer en ese momento, y eso fue evolucionando de maneras muy interesantes. Ahora mis pensamientos me dicen que debería buscar nuevos sonidos para mis futuros proyectos, ir más allá del formato de banda de rock tradicional –hay tantas de esas dando vueltas ya-, y tratar de crear algo más personal y único. Creo que la música en la que estamos trabajando ahora va a sorprender a muchos, ¡y los va a sorprender todavía más que Electric Trim!

Para terminar, ¿cómo será el show que veremos en Niceto, con este nuevo formato?
Para mí, el trío es el formato definitivo a la hora de tocar Electric Trim en vivo. Si bien partimos de las versiones del álbum, las canciones ahora están cambiando; les estamos agregando bastantes pasajes noise, y secciones de improvisación. La banda que se armó es muy buena; somos una unidad flexible que puede hacer un montón de cosas, y estoy muy contento de poder presentar este grupo en Buenos Aires y otras ciudades de Sudamérica. Será mi primera vez en su ciudad con una banda, desde aquel show con The Dust en Vorterix, en 2013, y bueno… un montón de tiempo pasó ya desde mi primera visita allá por 1995, junto a Leah Singer y William Hooker para tocar en Cemento.

*

Foto principal: Alain Bib.

Lee Ranaldo se presenta el domingo 26 de agosto en Niceto Club (Av. Cnel. Niceto Vega 5510, CABA), desde las 21hs. Más informaciónen.