Mi Primo Fosforescente publicó hace muy poco su cuarto disco, que lleva el nombre de Fiebre. Hablamos con Nicolás Pagliaroli, cantante y guitarrista de la banda, quien nos reveló algunos detalles del álbum. Fiebre está compuesto por 12 canciones que varían la intensidad y atraviesan distintos relieves: arranca distorsionado y combativo, para luego llevar el clima a un sector más movedizo y bailable. Desde cuestionamientos sociales hacia un mapa introspectivo, las canciones son atravesadas por una especie de estela que nos conduce a un lugar onírico. Y en los sueños todo puede pasar.

¿Por qué el título Fiebre?
Lo pusimos al final. El disco lo hicimos todos separados: yo estaba en Rosario, Mati en Buenos Aires, Nachi en Córdoba y Caco e Ignacio estaban en Marcos Juárez. A diferencia del disco anterior que grabamos todos juntos, nos encontramos con una situación medio extrema a la hora de producir el disco. Ya estaban todos los temas pero había que ponerse a componer todo lo demás, los arreglos y todas las otras partes. Fue una especie de crisis, pero no le quería poner “Crisis”. Así que fue Fiebre, como si la banda fuese una especie de unidad, de cuerpo.

El primer adelanto del disco fue “S.O.S.”, que también es la primer canción del disco. ¿Lo escribiste a partir de un caso en particular que sucede en Córdoba o es una denuncia más universal?
“S.O.S.” se puede tomar para el lado que uno quiera, como todas las canciones. Salió después de escuchar una nota de Mario Pergolini en la radio que trataba el tema de deforestaciones en el norte del país. Le preguntó directamente a los que tenían que defender al Parque Nacional, “¿sos boludo o recibís guita?”, porque se seguía deforestando. De ahí salió, pero después la letra fue muy abierta. Si yo no te cuento esto nadie se da cuenta, o lo toman por el lado que más les convenga. Nunca lo cuento para que el público pueda comerse el mambo que quiera.

Su disco anterior fue producido por Jimmy Rip de Television. ¿Cómo fue esa experiencia?
Conocimos a Jimmy en el concurso Rockea BA porque era jurado. Nosotros estábamos en la final y cuando terminamos de tocar vino a decirnos que nos quería producir. Nos hicimos muy amigos y los días de grabación y producción estuvimos todos los días con él. No cambió mucho las partes de los temas pero sí los detalles del sonido. Llevó como siete u ocho guitarras, bajos, y grabamos todo con sus instrumentos. Estaban buenísimas las ideas que tuvo y es muy buena onda. Hasta hoy seguimos hablando con él.

Foto: Bruno Pagliaroli

Este disco se diferencia de sus antecesores en la poética. ¿Cómo la podrías definir?
En Fiebre se habla más de lo social, a diferencia de los anteriores que son más introspectivos. Aunque no deja de ser introspectivo, nos enfocamos en ir a lo social, a golpear, por eso es un poco más agresivo y directo. Los anteriores te llevan a paisajes naturales y este va directamente al sentimiento, al hachazo. “Distracción”, por ejemplo, es uno de los temas que va justo a la llaga.

Sobre el arte de tapa, ¿qué nos podés contar?
La hicimos en un hotel en Marcos Juárez, la fotógrafa es la prima de uno de los chicos, Camila Sena. La edición y todo la flasheada la hice yo después. Pensé en algo parecido a cuando tenés fiebre y empezás a tener pesadillas. Me imaginé yendo por el pasillo del hotel y que cada canción era una puerta, una realidad diferente. Lo del techo y el suelo le da como un surrealismo típico de los sueños. El de la foto es Mati, lo marqué como una identidad que aparece siempre en los sueños pero que nunca podés ver.

Córdoba es una zona con mucha actividad en la escena de la música independiente actual. Falta poco para el festival La Nueva Generación, donde ustedes estuvieron tocando el año anterior. ¿Cómo ves todo esta vorágine que está creciendo día en la provincia?
Volví a vivir acá porque para mí Córdoba es el epicentro de la movida. Lo más importante del país está acá, el corazón de la música de hoy es Córdoba. No al pedo se hace el Nueva Generación, un festival enorme con todas las bandas que están sonando en este tiempo. Me encanta toda la movida que hay y es impresionante el nivel de las bandas locales.

*

Foto principal: Bruno Pagliaroli.

Mi Primo Fosforescente se presenta el viernes 5 de octubre en La Tangente (Honduras 5317, CABA) junto a Mora y Dharma y FloraFiebre está disponible en todas las plataformas de streaming.

Comunidad Indie Hoy