En una edición muy cuidada, hasta en los pequeños detalles, Te King y Vol. II, los dos primeros discos de Te King, vuelven al formato físico en forma de vinilo.

Cada disco ocupa un lado, viene acompañado de una ficha técnica detallada e ilustrada con fotos y fue editado por el flamante sello de la propia banda, Ferreyra Records.

El sonido relajado e introspectivo de la banda encuentra un sabor nuevo en el formato vinilo. Parecía música destinada a esa forma de reproducción. Incluso los cambios en el audio general de ambos discos, por cuestiones técnicas que se explican más adelante, se armonizan y se fusionan a la perfección.

La forma ideal de escuchar estos discos es en ésta re-edición de lujo. Hablamos con Damián Cubilla sobre el pasado, el presente y el futuro de Te King.

Me parece una buena oportunidad para que cuentes un poco el génesis de Te King, cómo fue el comienzo, cómo se dio que empezaron a tocar juntos.
Te King surge más bien de un grupo de amigos, o de amigos míos. Entiendo que algunos de ellos casi no se conocían entre sí hasta el momento de ponernos a tocar juntos. Yo había compartido distintos proyectos con algunos de ellos en distintos momentos de mi vida o simplemente habíamos compartido buenos momentos de amistad.
Digamos que de la situación de tener canciones hechas surgió la necesidad de agruparlas en un marco de banda. Todo es personal. Un ejemplo, conocés cuatro bajistas, todos tocan bien. Uno es amigo tuyo desde que tenés 17 años. Es obvio a quién vas a llamar. Así con todos y cada uno de ellos. Lo que surge como una necesidad personal de comunicar o expresar, rápidamente se convierte en algo colectivo. Eso es lo interesante de un conjunto, de un grupo.

Me gustaría repasar los procesos de cada uno de los discos, ya que salvo uno o dos miembros, el resto del personal cambia entre disco y disco y también Te King está grabado en cinta abierta y Vol II de forma digital, los productores son distintos, etc.
Diferentes soluciones musicales para distintos problemas musicales. El disco Te King tiene un manto de inocencia fuerte y largo. No por los músicos, no por los productores. Hablo por mí y por la obra, la composición. Lógicamente aprendés a cada paso y como ese fue mi primer paso más fuerte lo recuerdo con cierta ternura.
Pasamos cuatro meses tocando juntos en una casa hasta darnos cuenta que lo mejor era dejar de lado la idea de grabar en un estudio profesional. Se entendió el proceso de grabación con cierto romanticismo. Y a la vez hoy lo veo, ¿con qué necesidad quedarse en una zona de confort? y a la vez, ¿qué mejor lugar que una casa para grabar un disco? Siento que montamos algo que estuvo muy bueno. Encaramos por buen lugar. Una buena de los productores fue entender que el disco debía grabarse en cinta. Casa, cinta abierta, músicos buena onda tocando juntos… Un buen plan que duró menos de dos meses y dejó un disco.
En el Vol II todo mejora. Es cierto que pasaron dos años y que las personas no son todas las mismas. Ya no es música “inocente”, es más bien música para sanar. De alguna manera se consolida la dupla Aquiles Cristiani-Damián Cubilla (AC/DC?)(Risas) en términos de orquestación y arreglos y planificación y por otro lado se arma otra dupla de trabajo con Antü Filardi Sabín. Nunca fuí tan feliz trabajando con alguien como con él. Me parece una persona hermosa y un productor gigante. Interpreta, propone, espera, musicaliza y uno puede sentir que todos nos nutrimos mientras se hace el trabajo. Las preguntas son: ¿qué mejor lugar que una casa para grabar un disco? y ¿qué mejor que un clima de hermandad para grabar un disco? Participamos 17 personas en esta obra.

Hace ya varios años que se ha revalorizado el vinilo, pero no tanto el cassette -acá en Argentina-, aunque hay algunas bandas que ya han reeditado sus discos en cinta, ustedes decidieron desde el principio hacerlo de esa manera. ¿Por qué se inclinaron por la edición en casette? ¿Habrá ediciones en CD algún día? ¿A la edición en vinilo la tenían pensada o surgió la oportunidad?
Afortunadamente el vinilo parece estar más vivo que nunca. Es tan difícil de creer cómo una industria tan hermosa como esa pudo desaparecer del país. Es triste y tonto. Tan tonto y mala onda como no tener ferrocarriles. Máquinas nobles y hermosas tiradas a la buena del óxido y el polvo.
En nuestro caso el cassette no es solo nostalgía, sino también la posibilidad de poder editar en físico. Es costoso para alguien que recien empieza y que no cuenta con apoyo para poder editar, por ejemplo en CD. Sobre todo si venís de poner todo lo que tenías en una grabación. Hoy en día estamos un poco más sólidos, más grandes también. Armamos nuestro propio sello (Ferreyra Records). Esperamos tres años para poder editar en vinilo. A la vez no está en nuestros proyectos a corto plazo apostar al CD. Preferimos seguir en el cassette, el vinilo y lo digital. Entendemos la necesidad del formato físico pero a la vez nada corre más rápido y liga más que lo digital.

Hace un mes hicieron una mini-gira en Brasil. ¿Cómo fue la experiencia?
Entonces claro, lo digital corre rápido y llega a todos lados. Arizona, Córdoba o Rio de Janeiro. Así como la música genera amigos en el barrio o en la misma ciudad, un día me encontré hablando con gente de allá porque habían escuchado en Rio de Janeiro Te King Vol. II gracias a Indie Hoy… ¿Conocés? (Risas).
En principio hablamos para que ellos (Ventana, banda brasilera) vengan a Buenos Aires pero resultó que primero era el turno de Te King. Comenzamos un puente de escenas under con Fernando y Vitor de la banda entre allá y acá. En Río de Janeiro tocamos en vivo, grabamos en unos estudios impresionantes, trabajamos mucho tanto en el disco debut de ellos como en la música de Te King. Lo mejor es que nos tomamos muy en serio lo del puente entre las escenas. Ellos están viniendo a Buenos Aires el próximo noviembre para grabar en el tercer disco nuestro y para continuar filmando el documental que comenzamos en Río. Por nuestro lado proyectamos una nueva gira por Brasil para marzo de 2017. Ojalá la suerte este de nuestro lado.

Como mencionaste recién, están grabando un nuevo disco: ¿algo que se pueda contar?
Creo que nunca paramos de grabar, ni de hacer canciones y tenemos una banda reformada y fuerte internamente. Entonces ahora estamos en situación de encarar esas composiciones y grabetas en pos de hacer una nueva obra. No creo que nuestra forma de crear tenga que ver con plantear verdades ni respuestas, justamente todo lo contrario. En ese sentido estamos bien porque siguen apareciendo preguntas. Es cada vez más hermoso y cada vez más complicado porque existe lo que ya se hizo, lo que ya se dijo, pero hay problemas que es mejor tener que no tener.

El vinilo se consigue en Exiles Records y Mercurio Discos (Capital Federal) o escribiendo al mail hola@ferreyrarecords.com