En septiembre pasado salió Familia, el segundo álbum de estudio de Tobny Houston, editado a través del sello Lagunera Discos. Vio la luz en plena primavera, cosa que le sentó muy bien, porque si algo derrocha este trabajo discográfico es frescura. ¿Pero quién es Tobny Houston, a todo esto? Aunque podría serlo, no se trata de un crooner anglosajón, ni de un personaje salido de un libro de Kurt Vonnegut. Más bien es otra muestra de cómo esta agrupación nacida en Chascomús a comienzos del 2015 le esquiva a la solemnidad, incluso cuando de expresar dilemas existenciales se trate. Pop molesto para tiempos de cambios, dicen, y esa autodefinición también les sienta muy bien.

Su debut Amable, editado en 2017, funcionó como radiografía emocional de sus primeros años en Buenos Aires. Ahora Familia viene a ser el segundo acto de este “coming of age” lagunero, y en el camino maduraron ellos y su sonido. El hecho de que haya pasado solo un año en el medio demuestra hasta qué punto el -ahora- quinteto le ha tomado el pulso a estos tiempos que corren. “Familia nace de la urgencia”, dice Fermín Ugarte, cantante y guitarrista de este joven colectivo musical. “Es una catarsis que tuvimos que hacer para sanar la angustia que sentíamos entre que se compuso y salió Amable. Nos pasaron muchas cosas a nivel personal, por eso es un disco más colaborativo, todos cantan y componen. También se transformó en un trabajo ecléctico por lo diverso de las canciones de cada uno”, apunta. “Además, sumamos un nuevo integrante que cambió la dinámica y aportó la paz necesaria para sacar adelante otro disco tan rápido.” Se refiere a Ignacio Haye, quien completa la formación junto a Damián Bilbao, Joaquín Delgado y Ezequiel Minghetti.

Familia no oculta su nostalgia, la combate. Si crecer es doloroso, que al menos suene a beat pop experimental, amigable y por qué no, sazonado con una pizca de psicodelia.

La tapa de Amable simbolizaba el caos aunque de forma muy ordenada. ¿Qué representa para ustedes la tapa de Familia?
La tapa es del baterista, Tito De La Noria. El concepto de Familia se terminó de cerrar con una serie de dibujos que hizo él durante los meses de grabación, y que encajaron perfectamente con el mensaje que quisimos transmitir. Eran la pieza que faltaba. En cuanto a lo que la tapa representa, preferimos dejarla a libre interpretación de quien se la encuentre. En este momento en el que casi todo el arte parece estar empaquetado para un tipo específico de consumidor, optamos por dejar los cabos más sueltos… que cada uno conecte desde las emociones y no desde lo que podamos llegar a explicarles.

¿El título del nuevo disco es autorreferencial? ¿Son como una gran familia?
No lo llamaríamos autorreferencial. El significado del título se construye junto a las canciones, las letras, el sonido, el arte de tapa. Nos gusta la ambigüedad. Pero sí, nos amamos.

Desde lo lírico las canciones cargan con mucha melancolía, pero en la propuesta de la banda y sus shows predomina lo lúdico. ¿Es una declaración de principios?
Como grupo y como individuos, nuestra forma de lidiar con nuestros sentimientos y nuestras contradicciones es el sentido del humor, la idea del absurdo. No es intencional, es la forma en la que somos y vivimos. Eso impregna todo lo que hacemos con la música. Hacemos canciones porque nos ayudan a entender lo que sentimos, y en esa catarsis el proceso siempre es muy lúdico, desde la composición hasta el lanzamiento de un disco.

“Estoy cansado de tomarme tan en serio”, dice la letra de “Cara rota”. ¿También tiene que ver con eso?
Sin duda. “Cara Rota” es una síntesis de nuestra idea del absurdo.

Suelen citar a los Beach Boys como una de sus influencias, y en los ’60 Brian Wilson se lamentaba por sentirse incomprendido en la época que le tocó vivir. ¿Ustedes cómo se llevan con su presente?
En general las bandas que más nos gustan no son necesariamente las más visibles. Sentimos que hay cierta homogeneidad en el tratamiento del sonido y las canciones en la escena más mainstream, como una especie de estándar de belleza en el que no encajamos. Son pocos los relatos con los que podemos identificarnos a nivel político, emocional o artístico en esa órbita. Pero lo lindo de esta época es que si buceás un poquito más profundo, hay muchísima gente súper talentosa dando vueltas. Con internet es más fácil que nunca descubrir obras que no necesariamente están siendo legitimadas en tiempo y lugar, pero que están disponibles para que cualquiera las escuche. Desde esa visión es que formamos el sello Lagunera Discos con nuestras bandas hermanas.

Es decir que surgió como una necesidad…
El sello surgió naturalmente, en la necesidad de agruparnos para poder darle más fuerza a nuestras voces en un contexto cada vez más hostil. Y para poder generar movidas bajo un ala de contención más grande que la del propio proyecto.

¿Qué bandas lo conforman?
Las bandas que lo conforman por el momento son las de la primera ola de colaboradores: Marton Marton, Piter Mazda, Costas, Los Aullidos, Perrosalchicha, Ovo y nosotros.

¿Y si tuvieran que definir al “indie lagunero”?
No reconocemos un sonido “indie” como conector entre todas las bandas, pero sí un sonido en común, que en general tiene mucha carga emotiva y un cuidado particular de la armonía y las letras.

Antes de tocar en el Matienzo el próximo 21 de febrero, se presentarán en Chascomús en el marco del festival Utopía, que dura dos días y tiene un line-up muy prometedor. ¿Cómo surgió esta propuesta?
Utopía es un festival organizado en conjunto con gastronómicos independientes de la ciudad de Chascomús y la productora Conexión Natural, quienes convocaron al equipo de Lagunera para hacer la curaduría y producción del escenario durante los dos días. Es una propuesta hermosa que reúne en un mismo lugar gran parte de lo que nos falta de Chascomús en el día a día.

¿Qué es eso que tanto extrañan?
Se extraña mucho el aire libre, la laguna, los viejos amigos, la familia, el calor del pueblo. Nos pone muy felices poder volver a conectar lo que hacemos, tanto desde Tobny Houston como desde Lagunera, con un lugar que sentimos tan nuestro, y en el que por burocracias ridículas no podemos presentarnos tanto como quisiéramos. Hace dos años que venimos pidiendo el teatro municipal a la Secretaría de Cultura y todavía no hay respuesta.

¿Quién es Tobny Houston?
Tobny Houston es el nombre que nos da permiso para expresar lo que sentimos, y que no necesariamente podemos explicar con palabras.

Tobny Houston se presentará en el Festival Utopía en Estancia la Alameda (Camino de Circunvalación km 12,6, Pcia de Buenos Aires) junto a Juan Ingaramo, Guli y más, el sábado 9 de febrero. Más información.

*

Foto principal: Trinidad González Sardi.