Algunos artistas son acusados de ser egocéntricos o demasiado autorreferenciales en su obra. Aquello sucede en diferentes ramas creativas, como la música, la literatura, el cine y las artes plásticas.

Pues bien, el pintor Hank Schmidt in der Beek lleva a otro nivel esas tendencias para entregar un resultado bastante absurdo y divertido. Desde 2009, él viaja en compañía del fotógrafo Fabian Schubert a diversas locaciones majestuosas.

Pero en vez de esforzarse por retratar la belleza que lo rodea, Schmidt se limita a plasmar en un lienzo el mismo estampado de la remera o suéter que esté usando ese día; mientras que Schubert se encarga de dejar registro fotográfico de su actividad.

Como diría el crítico y Youtuber Antonio García Villarán, se dedican a hacer «hamparte» y ahora se han viralizado gracias a lo ocurrente de su proyecto. Te invitamos mirar algunas postales que dan fe de su obra a continuación.