El mundo parecería no haber cambiado demasiado desde que comenzó el milenio. Millones de personas siguen pasando hambre todos los días, el poder concentrado en pocas manos sigue causando estragos y los medios de comunicación masiva siguen vendiendo basura. Hace unas semanas, The Strokes tuvieron que censurar el videoclip de la canción “Oblivius” de su último EP Future Present Past por ser “demasiado político”. Por allá en el complejo pero no tan distinto entramado del 2001, algo parecido les ocurría con un tema que se burlaba de una forma inocente de la falta de inteligencia de los policías neoyorquinos, “New York City Cops”, viéndose obligados a reemplazarlo por otro menos controversial, “When It Started”, para poder vender el álbum del que formaba parte en los Estados Unidos. Ese no fue el único requisito: también tuvieron que sustituir el arte de tapa original –que incluía una figura femenina y guantes de cuero- por una versión alternativa de vibrantes colores amarillos y celestes. Aquellas modificaciones, 15 años después ya intranscendentes, no lograron impedir que Is This It revolucionara la música tal como la conocíamos.

Soma” es la droga que aparece en la novela distópica Un mundo feliz de Aldous Huxley, que los personajes consumen para curar sus penas y sumirse en unas vacaciones en el olvido. También es el nombre de la tercera canción de Is This It, y un poco resume el efecto que genera el disco con sus ritmos relajados y letras anecdóticas ideales para acompañar a cualquier melómano en su travesía por los años más turbulentos de su adolescencia. Una voz perezosa e indiferente sobre una melodía apacible abre la canción homónima para dar lugar al prometedor y carismático repertorio, fórmula que se repite casi al cierre con la bella y un poco más elevada “Trying Your Luck”. Los tintes veraniegos y los cantos nostálgicos de Julian Casablancas se mezclan en “The Modern Age” con combinaciones exóticas de guitarra y batería, también presentes en la cósmica y más acelerada “Hard to Explain”. “Barely Legal” es una potente joya rockera, contundente y cíclica que desentraña una invitación sensual a un baile de apariencias, confuso y enredado, con su frase épica para afrontar cualquier situación para tomar como lema de vida: “it all works somehow in the end”. El aire juvenil se respira en todo su esplendor en “Someday”, un transporte directo hacia un bar entre amigos, porrones de cerveza y risas que tristemente no durarán para siempre. Las historias suburbanas, narradas con una particularidad que se volverá recurrente y distintiva en The Strokes, aparecen también en “Alone, Together”, entre citas de diálogos y justificaciones que funcionan como súplicas. La identificación que permiten las letras, a pesar de la distancia espacial y la especificidad de las historias, se da de forma natural. Cada situación nos deja una enseñanza, o al menos la sensación de que no estamos solos en un mar de confusión. El hit “Last Nite”, convertido en un clásico inevitablemente bailable, también ejemplifica esto entre un rock potente como el de la canción censurada sobre los ingenuos policías de la ciudad que nunca duerme pero despierta en cada fresco sonido del disco. “Take It Or Leave It” nos despide haciéndonos sentir renovados y más cool que antes, con una sensación de invencibilidad y energía multiplicada.

El entonces pequeño Alex Turner comentaba que The Strokes fue una de las bandas que más lo influenció en sus años de secundaria. Arctic Monkeys, como muchos otros grandes grupos de la escena actual, fueron impulsados y alentados por el sonido revolucionario de Is This It. La música no habrá podido, por el momento, cambiar del todo al mundo. Sin embargo ha logrado reformularse a sí misma constantemente, creando increíbles propuestas alternativas. Julian Casablancas, Albert Hammond, Jr., Nikolai Fraiture, Nick Valensi y Fabrizio Moretti marcaron el camino hacia un nuevo horizonte que hoy en día continuamos explorando, permitiendo la proliferación de más talentos desconocidos. Pero en el fondo, un disco impacta en el contexto porque ha logrado llegar a los corazones individuales. Esa es la maravilla de Is This It: no sólo su originalidad musical que permitió una reinvención del rock, sino también la capacidad inagotable –aún a 15 años de su lanzamiento- de seguir deslumbrando a dispersos seres repartidos en la tierra, funcionando como un inocente y efectivo Soma musical para escapar de la vorágine de nuestra compleja realidad.

The Strokes - Is this it

The Strokes – Is This It

2001 – RCA

01. Is This It
02. The Modern Age
03. Soma
04. Barely Legal
05. Someday
06. Alone, Together
07. Last Nite
08. Hard to Explain
09. New York City Cops
10. Trying Your Luck
11. Take It or Leave It

Comunidad Indie Hoy