No podía pasar por alto esta fecha: hoy 26 de agosto “Leisure“, el disco debut de Blur cumple 20 años. Una de las bandas que definió no solo el britpop, sino mucho de lo que se hizo después en el mundo musical. Miren lo jóvenes que eran! No puedo ponerme en el lugar de “cuando salió este disco yo estaba haciendo tal cosa”, porque todavía no había cumplido ni un año cuando sucedió.

En cambio, si puedo recordar cuando fue la primera vez que escuché a Blur y su “Song 2” en algún programa del MTV noventoso, ese MTV que… bueno, ya sabemos. Basta de bardear a MTV que suficiente hizo por la juventud de esa década cuando la gran red de hoy en día (internet) no existía o no estaba difundida.

En fin, cuestión que siempre cuando escucho una banda nueva me gusta descubrirlos cronológicamente, desde el primer hasta el último disco, pero en ese orden. Así llegué a “Leisure” (en realidad después de haber escuchado el “Best Of“) y si bien no es el disco que más “pega” cuando se habla de Damon y los suyos, es un disco que se merece todo el tiempo del mundo para que crezca en cada uno de nosotros. No es instantáneo, pero tampoco es tan difícil.

Empecemos por el primer encontronazo con este disco: su portada. Más noventosa imposible. Pero ahí estaba el espíritu. Una nadadora desconocida, maquillada y vestida ridículamente bella, a punto de tirarse a una pileta. Y ganar la carrera. Metafóricamente hablando, Blur fue así también ahora que lo pienso. El librito que lo acompaña es bastante básico (todavía en esta etapa no incluían las partituras para tocar las canciones) con las letras con fondos plenos y una foto con vacas de fondo en la contratapa.

La manera en que empieza “She’s So High” es gloriosa, una de las canciones más lindas de toda la carrera de la banda, luego “There’s No Other Way“, uno de los hits más recordados del grupo, “Bang“, que fue el tercer sencillo editado del disco, y 9 canciones más a lo largo de 50 minutos. Si tuviera que hacer un podio de mis favoritas, son “Fool” (I know that you think I’m a fool… que hermosa historia de losers enamorados!), “She’s So High” y “High Cool“, con esa letra capaz de levantarle el ánimo a cualquiera.

Tanto la crítica como el público lo recibieron muy bien al disco (trepó hasta el puesto 7 de los más vendidos en el UK), aunque años más tarde Damon dijo que este disco era horrible. Típico de esta clase de músicos, pero lo cierto es que no sabían muy bien en qué estaban metidos ni qué estaban haciendo. “Leisure” nació del accidente, de las ganas de 4 jóvenes por hacer música, pero lo que vino después fue incluso más histórico y fantástico.

Una de las claves de los movimientos musicales exitosos a lo largo de la historia es, por supuesto, su contexto y su “competencia”. El britpop devolvió la melodía, letras, bailes, melancolía, felicidad, guitarras del pop a una sociedad reinada por el grunge o por el madchester. Pero ahí estaba Blur. En el medio del Madchester y del britpop. Con este disco nació y por suerte para aquellos que pudieron vivirlo, hubo Blur por un rato largo.

Blur – Leisure (1991)

01. She’s So High
02. Bang
03. Slow Down
04. Repetition
05. Bad Day
06. Sing
07. There’s No Other Way
08. Fool
09. Come Together
10. High Cool
11. Birthday
12. Wear Me Down