Libros
|
20/04/2022

“Cómo me enamoré de Nicolas Cage”, de Carla Quevedo

Excitante y vertiginosa, el nuevo libro de la también actriz argentina demuestra ráfagas de risibilidad y provocación en igual medida.

Carla Quevedo escribió su primera novela hace casi 10 años viviendo en Nueva York, y el paralelismo con Marta, el personaje principal de Cómo me enamoré de Nicolas Cage (Ediciones B) es deliciosamente sospechoso. La vida en esta ciudad buscando un camino como actriz siendo joven, bella y con algunas obsesiones tiene varios puntos en común con la autora, que pareciera sonreír cómplice entre las etiquetas de la ficción y la no ficción.

Marta conoce en una noche de fiesta a un músico famoso (a quien denomina Nicolas Cage) y se enamora perdidamente de él. Lejos de caer en ningún estereotipo existente, la historia se va a hilvanar entre sus desencuentros y frenéticas conversaciones hasta llevarnos al final, atrapados pero satisfechos. Como la describió Flor Monfort, esta novela es una piña al amor romántico. A través de una prosa atrapante y excitante, la autora nos invita a espiar su intimidad, su juego y neurosis. Parte del atractivo del libro radica en esta intimidad de la que nos hace parte como lectores, esta complicidad solo aparente que nos provee identificación, hartazgo y diversión en el proceso.

Amor romántico, fantasía, deseo, erotismo, drogas recreativas, vulnerabilidad, salud mental y mandatos sociales. La felicidad como promesa obligada, la capitalización de la felicidad como una mercancía a alcanzar. Todo esto resulta en un cóctel heterogéneo que nos deja una novela absolutamente encantadora y adictiva, con slang y mucho spanglish que hacen de este texto uno muy dinámico. En su primera novela (debutó como escritora en junio de 2019 con su primer libro de poemas titulado Me peleé a los gritos con el mánager del spa), Quevedo logra reflejar una intimidad desfachatada y satisfactoria. 

Cómo me enamoré de Nicolas Cage fue escrita originalmente en inglés y nunca había sido publicada. Hace dos años, Quevedo entendió que la novela no estaba lista porque necesitaba ser reescrita a su lengua madre y así lo hizo, no sin antes aclarar que, irónicamente, la esencia de la trama tiene un concepto poco usado en nuestro idioma: la limerencia. La limerencia por definición es el estado mental involuntario que resulta de una atracción romántica hacia alguien en el que se siente una necesidad obsesiva de ser correspondido. La brutal pero honesta necesidad de ser amado. Después de todo la identificación probablemente parta de ahí. La necesidad de ser amado. Como la autora, como todos nosotros.


Ver más sobre: Carla Quevedo