Foto: Marcelo Di Rienzo

Hoy llueve en el mundo es el cuarto poemario de la escritora Paula Giglio. Este libro presenta una novedosa conjunción de poemas, porque sus versos producen el acontecer de una conversación entre los protagonistas, que se encuentran en distintos planos de diferencias: espacial, temporal y también del soporte por el cual se intercambian los mensajes. A pesar de estas distancias, que también son en kilómetros y de varios meses, el vínculo consigue ser sostenido y no olvidado, por el afecto romántico que mantienen los protagonistas.

El libro en España fue publicado bajo el título La risa loca de los ángeles (2018) y obtuvo el 1° Premio Centrifugados de Poesía Joven en España, en el 2018. Hoy llueve en el mundo (2019) es el título de la edición argentina, que se publicó bajo la editorial Caleta Olivia.

En una entrevista con la autora hablamos sobre su proceso creativo, sus influencias y proyectos.

Hablás de París, de Buenos Aires, de la coincidencia de climas, pero de la distancia: ¿qué relación hay entre los ambientes y tu proceso creativo?
Los lugares me inspiran mucho. Tanto para habitarlos y sentarme a escribir sobre cualquier cosa, como para escribir también sobre ellos. Me gusta pensar que uno puede ser lo más permeable posible, en el sentido de adoptar un registro o una temática para escribir según el lugar que se está transitando; casi como pensar que uno puede ser tantas personas como lugares habite.

Las imágenes que utilizás para evocar metáforas que le dan sentido a los poemas, ¿en qué instancia de la escritura aparecen?
Generalmente convivo con imágenes que me suscitan las cosas o los lugares que voy conociendo, y de repente veo que son recurrentes y que quizás valga la pena escribirlas.

Hoy llueve en el mundo es el nombre de la edición argentina del libro La Risa loca de los ángeles publicado en España. ¿Cómo fue la elección y el cambio del título?
La risa loca de los ángeles es un título que me gusta, aun ahora, pero que no lo sentí muy pertinente para una edición en Buenos Aires. La primera edición es española y hasta puedo decirte que me encanta cómo queda pronunciado por el español de ellos. La misma historia creo que puede leerse perfectamente a la luz de ambos títulos, pero, en Buenos Aires todo es distancia, todo queda lejos, todo es gris y siempre llueve. El giro fue justamente ese: ensombrecer algo que estaba demasiado iluminado (la palabra ángeles a mí me lleva a algo muy blanco o de mucha luz) y, de esa manera, lograr hacer más hincapié en la pata porteña del libro y no tanto en la parisina.

¿Cuándo sentís que un libro o un poema está terminado?
En realidad, nunca. Después de que publico un libro, quiero volver a corregirlo, quitarle o agregarle poemas, etc. Me cuesta mucho pensar el arte como algo que necesariamente debe congelarse en algún momento, y digo congelarse como el instante en que uno saca una foto. El arte es algo vivo. ¡La obra es algo vivo! Uno es alguien distinto todos los días y es imposible mantener un mismo criterio a lo largo del tiempo. Igualmente, es un delirio pretender sentir que algo está cerrado bajo estos parámetros, con lo cual, digamos que medianamente me conformo con algún resultado que considero bueno, o quizás el mejor posible, en ese momento puntual.

¿En qué momento de tu vida te encontrabas cuando la poesía apareció en tu vida?
Escribí desde siempre, desde antes de saber escribir; le dictaba las historias que se me ocurrían a mi vieja (las tengo todavía). Después escribí mucho durante la adolescencia, pero se podría decir que “aprendí” a escribir pasados los veinte años. Empecé a leer lo que tenía que leer, encontré las líneas poéticas que me gustaban, me quité un montón de prejuicios y asociaciones equivocadas de encima, tomé algunos talleres y encontré, de algún modo, una manera de decir con la que me siento cómoda.

¿Qué significa para vos escribir?
Ordenar los sucesos que voy viviendo. Poner en palabras las experiencias y “organizar” todo el cúmulo de sensaciones e ideas que nos atraviesan cotidianamente. Lo siento un proceso de descarga, renovación y aprendizaje, casi como ir al analista. A veces no me doy cuenta de qué me provoca exactamente una persona hasta que no veo lo que escribo sobre él o ella; a ese nivel…

¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?
Estoy corrigiendo material nuevo, todo poesía, pero aún está muy verde. También estoy incursionando en la narrativa, novela y cuentos, pero por ahora solo tengo material caótico. Veremos qué sale a la luz de todo eso.

*

Paula Giglio recomienda: «Born to Die» de Lana Del Rey.
«Lo recomiendo porque combina lo sensual con lo melancólico y muchos de los temas pueden leerse como guiños irónicos respecto de la sociedad en la que vivimos. Elizabeth Grant tiene algo kitsch a propósito, pero siempre dentro de un estilo elegante.»

Sobre la autora:
Paula Giglio (1988, Córdoba) es Licenciada en Filosofía por la Universidad Nacional de Córdoba. Publicó los libros de poesía Ella, Naturaleza (Babel, 2012), En el cuerpo (Ediciones del Dock), Un lugar para mis piernas largas (Caleta Olivia, 2018), La risa loca de los ángeles (Liliputinenses, 2018) Hoy llueve en el mundo (Caleta Olivia, 2019).

En el 2017 participó del XII Festival Internacional de Poesía de Buenos Aires, en el Centro Cultural Kirchner. En el 2017 fue seleccionada para participar de la Bienal “Arte Joven Buenos Aires” en el área de Literatura y participó de la 33° edición del Festival Internacional de la Poésie de Trois-Rivièeres, Canadá. Obtuvo el 1° Premio Centrifugados de Poesía Joven en España, en 2018, por La risa loca de los ángeles.