|
21/08/2015

5 canciones del indie mexicano que debés escuchar

Todos los días en Indie Hoy nos encargamos de llevar a sus oídos bandas que muchas veces no salen en las principales revistas o radios. Un claro ejemplo es nuestra sección Descubrir, donde cada día se publica una nota sobre nuevos artistas.

Hoy decidimos publicar 5 bandas de México seleccionadas para escuchar en cualquier momento, ya que consideramos que las cinco canciones son exquisitas, fabulosas, increíbles, asombrosas y hasta podríamos seguir tirándoles flores, aunque preferimos que le den play y saquen sus propias conclusiones.

También si quieren aportar sus canciones favoritas de este país lo pueden hacer en la zona de los comentarios. Próximamente seguiremos compartiendo canciones de otros países de la región.

Clubz: Golpes Bajos

Los Clubz ficharon con el gran sello español Canadá. La canción que recomendamos pertenece al EP Texturas, publicado el año pasado y acompañada por un video secuencia bastante interesante. Al ritmo de Ya no quiero hacer el amor nos llevan a bailar con una canción fresca y ligera.

Los Romanticos de Zacatecas: Mi Niña

El quinteto más famoso de Zacatecas, le cantan a "su niña" con una hermosa versión krautrock y prometiéndoles que tiempos mejores llegarán. El video: ellos tocando. ¿Qué más se necesita?

The Plastics Revolution: Amor Fantasma

La banda de indie pop mexicana está haciendo bastante ruido en la escena de su país. Es que desde 2007 vienen tocando y llevando sus canciones de rock alternativo a todas partes. La canción "Amor Fantasma" tiene un video cinematográfico, que no podés dejar de ver a continuación:

Los Blenders: Playa Jacó

¿Quién se hubiera imaginado algún tipo de relación con los perros y el surf rock? A nadie más que a Los Blenders. La banda se fue a una especie de santuario de perros en Costa Rica para acompañar con imágenes la canción “Playa Jacó” y el resultado es increíble.

Little Jesus: Norte

Recomendamos que veas el video “Norte” de la agrupación que estuvo en el pasado mes de julio de visita por Argentina y Chile. Una melodía llevadera que nos contagia con el espíritu melancólico e introspectivo de la canción.