Hablar de David Lynch es hablar de un artista revolucionario, un genio. Por estos días se lo puede ver en Netflix al mando de la tercera temporada de Twin Peaks, una serie que en su momento marcó un antes y un después y esta tercera entrega de 18 capítulos no decepciona y sigue rompiendo reglas. La serie, que en Estados Unidos la emite la cadena Showtime, es lo primero que graba Lynch en diez años. Es sorprendente, sugerente y ambigua, como toda su obra. Para quienes no conozcan la faceta cinéfila de David Lynch, armamos un top five de sus películas que es apenas una punta de su vasta trayectoria cinematográfica en la que siempre realizó un quiebre estético en el lenguaje cinematográfico.

Eraserhead

1977 – Cabeza borradora

Filmada en blanco y negro, es visualmente impactante. El director de fotografía, Frederick Elmes, logra climas perturbadoremente asfixiantes. Una película llena de simbolismos: cada uno le encuentra una interpretación distinta. Por eso para escribir una sinopsis es imposible ser neutral, debido a su complejidad. Hay que verla.

The Elephant Man

1980 – El hombre elefante

Inspirada en la historia real de Joseph Merrick, el guión de la película se basa en los libros El Hombre Elefante y otras reminiscencias (1923) de Sir Frederick Treves y El Hombre Elefante: Un Estudio de la dignidad humana (1971) de Ashley Montagu. Cuenta la historia de Frederick Treves (Anthony Hopkins), quien descubre en una feria a John Merrick, un hombre deforme a causa de una enfermedad y que es sometido a todo tipo de humillaciones. Exhibido como fenómeno, decide comprarlo y llevarlo a su casa para darle una mejor vida. Otra vez, Lynch apela al recurso del blanco y negro dándole una atmosfera tenue. The Elephant Man fue una película consagratoria para Anthony Hopkins y John Hurt, que realizaron un trabajo memorable junto a un elenco que no desentona y que suma recursos teatrales en su trabajo.

Blue Velvet

1986 – Terciopelo azul

David Lynch nos trae un policial negro memorable, plagado de personajes oscuros y con la exquisitez musical de Angelo Badalamenti. En un pueblo tranquilo, Beaumont (Jack Harvey) es ingresado en un hospital debido a un ataque. Su hijo Jeffrey (Kyle MacLachlan) va a visitarle y, cuando regresa, encuentra una oreja entre las hierbas del jardín.

The Straight Story

1999 – Una historia verdadera

Film basado en un hecho real, es una road movie que narra el viaje de Alvin a bordo de una segadora para visitar a su hermano. Entre otras particularidades, no existe la posibilidad de seleccionar escenas en el DVD ni trae ningún material extra (solo el tráiler). David Lynch explica que la película es una única y completa experiencia, que todo está en la película.

Inland Empire

2006 – Imperio

El personaje protagonista es Nikki, una actriz que acepta un papel para una película. David Lynch plantea, así, el cine dentro del cine y nos presenta un gran rompecabezas de escenas deshilachadas que el espectador debe armar. Un relato y un guión que esconde más de lo que cuenta, largando a cuentagotas sin especificar si es real o parte de la película que se está filmando. Un título experimental, inconexo y abstracto de principio a fin.

Bunus Track: Rabbits

2002 – Conejos

David Lynch nos presenta una serie experimental. Una habitación, tres conejos gigantes, diálogos inconexos en idioma irreal. Tomando recursos de sitcom, como risas y aplausos grabados, algunas escenas de los 9 episodios pueden verse en Inland Empire.

Comunidad Indie Hoy