Con Kanye West no hay espacio para grises: o lo amás o lo odiás, y quizás la mayor razón de esto tiene que ver con el ego, su manera de ser y de expresarse, la cual, aunque en algunas ocasiones ha sido malinterpretada o sacada de contexto, también puso al rapero y productor de Chicago en la mira de la opinión pública en más de una ocasión merecidamente.

Es debido a la controversia que rodea a un personaje tan llamativo como Yeezy que decidimos recopilar 10 de sus frases más polémicas.

“Mi mayor dolor en la vida es que nunca voy a ser capaz de verme actuar en directo”.

En febrero de 2009, Kanye, quien venía de presentar su minimalista 808’s & Heartbreak meses atrás, fue invitado a participar de la series de shows de VH1 denominada Storytellers.

Entre hits de su mencionado cuarto trabajo de estudio y sus registros pasados, y un profundo ida y vuelta con el público, West admitió su mayor decepción y miedo en la vida: la imposibilidad de poder verse a sí mismo arriba de un escenario, excepto que sea a través de una grabación.

“George Bush no se preocupa por la gente negra”.

Durante una iniciativa benéfica en 2005 para juntar dinero para ayudar a los damnificados por el Huracán Katrina, Ye compartió cámara junto al actor Mike Myers, quien tras leer sus líneas para la televisión le cedió paso a un Kanye que, lejos de respetar el guion, se despachó en vivo contra el, por aquel entonces, presidente Bush acusándolo de no interesarse por la gente afroamericana.

Por más fuerte que haya sido la acusación, ninguno de sus fanáticos se pudo haber asombrado de ella, ya que West ya había mencionado el nombre de Bush en su canción “Jesus Walks”.

“Yo soy Dios. Eso es lo que creo que soy”.

Intentando explicar el significado detrás de su canción “I Am a God” de su álbum Yeezus en una entrevista con Zane Lowe, el marido de Kim Kardashian dio una muestra de lo acertado de la frase “No aclares que oscurece” asegurando que no es de este mundo, sino que está más allá de cualquier ser humano.

“Soy el rockstar número 1 en el planeta”.

En la misma conversación con para la BBC, Kanye no dudó ni un segundo en denominar al género del rap como el “nuevo rock” debido a su creciente popularidad. Acto seguido, apelando otra vez a su sentido de grandeza, se autodenominó el más grande de los rockstars.

“Yo soy Warhol. Soy el artista número 1 de mayor impacto de nuestra generación. Soy Shakespeare”.

Haciendo de cuenta que todavía no nos quedó en claro el hecho de que Kanye se considera muy superior a otra gente, rememoramos su declaración en la radio Shady 45 en la que no le tembló la voz a la hora de ponerse en el mismo pedestal de artistas históricos como el escritor inglés William Shakespeare y el artista estadounidense Andy Warhol.

Algo clave: prohibido perderse la cara del conductor Sway Calloway cuando Yeezy empieza con su narcisismo en voz alta.

“La esclavitud negra durante 400 años me suena a que fue una elección”.

Por más egocéntricas y disparatadas que puedan ser algunas de las declaraciones de Kanye, la realidad es que mucha gente las encuentra graciosas. Pero ese no fue el caso cuando el MC opinó sobre la esclavitud afroamericana en la redacción de TMZ y señaló que, a sus ojos, había sido “una elección”.

La frase no sólo le generó un entredicho con uno de los presentes en el edificio de dicho medio, sino que le valió un repudio generalizado.

“Taylor, estoy muy contento por vos y te voy a dejar terminar tu discurso, ¡pero Beyoncé tenía uno de los mejores videos de todos los tiempos! ¡Uno de los mejores videos de todos los tiempos!”

Y si nos referimos a tocar fondo, uno de los momentos más vergonzosos en la ilustre y polémica carrera de Kanye fue cuando interrumpió el discurso que Taylor Swift estaba dando en los MTV Video Music Awards del 2009 tras ganar el premio a Mejor Video Femenino con su clip del tema “You Belong with Me“.

Las irrespetuosas acciones de West se debieron a que la cantante de, por aquel entonces, sólo 19 años había derrotado en dicha categoría a la amiga del rapero, Beyoncé, y su video del track “Single Ladies (Put a Ring on It)“.

La vergüenza que Bey sintió en el momento fue tal que, minutos después, cuando se hizo con el galardón a Video del Año, invitó a Taylor al escenario para que terminara con su agradecimiento.

“Si sos fan de Kanye West, no sos fan mío, sos fan de vos mismo. Creerás en vos mismo”.

Para Kanye, no todo es halago hacia él mismo, sino que cada tanto trata de motivar a sus seguidores con frases un tanto trilladas y raras como esta también inmortalizada en la charla que tuvo con Zane Lowe para la BBC Radio 1.

“Mi hija está al nivel de la realeza, como los príncipes en Londres”.

Si hay algo o alguien a quien Kanye West parece amar más que a Kanye West, esos son los integrantes de su familia.

Eso quedó demostrado en una entrevista radial que Ye tuvo con DJ Envy, Angela Yee y Charlamagne Tha God del programa The Breakfast Club en el que aseguró que North, su primer hija resultado de su amor con Kim Kardashian, está al nivel de la realeza británica, con la única diferencia es que los ingleses cuentan con “herencia” y que “tienen papeles”.

Cabe destacar que esa declaración está en el minuto 9:35 del video, después de que West se comparara con Miguel Angel y Steve Jobs.

“Soy un genio de la creatividad y no hay otra forma de decirlo”.

Y sí, no podíamos terminar este listado sin otra muestra del narcisismo de West que lo lleva a autoproclamarse de muchas maneras.

Misma historia, diferente escenario: una vez más, Kanye haciendo públicas su opinión de sí mismo, aunque en esta ocasión, en el show de Jimmy Kimmel.