los 50 mejores discos de los 70

20. David Bowie – Hunky Dory

1971 – RCA

David Bowie - Hunky Dory

Lanzado el 17 de diciembre de 1971 y teniéndolo al mismo Bowie como productor, probablemente sea uno de los discos con el que todos deberían empezar para adentrarse en su obra. Fácil de escuchar y sin muchas pretensiones pero con mucho piano, contiene hits como “Life on Mars” o “Changes” y a pesar de ser catalogado como un álbum pop, juguetea con guitarras rockeras en canciones como “The Supermen” o “Queen Bitch“. Hunky Dory fue el primer álbum que contaba con todos los miembros de la banda que el año siguiente serían los Ziggy Stardust’s Spiders From Mars en The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars.
F.G.

19. Sex Pistols – Never Mind the Bollocks

1977 – Virgin

Sex Pistols - Never Mind the Bollocks

Las grabaciones del único disco de estudio de los Pistols fueron bastante caóticas; Sid Vicious tocó el bajo en “Bodies” pero los productores no estaban conformes con sus habilidades musicales por lo que decidieron llamar al ex bajista Glen Matlock quien solo tocaría en “Anarchy in the UK“, ya que abandonó las sesiones luego de que no se llevara a cabo el pago que habían acordado. Finalmente Steve Jones terminaría tocando el bajo en el resto de los tracks. Para aquel entonces A&M Records cancela su contrato con la banda y son rechazados por muchos sellos hasta que Virgin decide contratarlos y lanzar Never Mind the Bollocks, Here’s the Sex Pistols. El resto es historia.
D.A.

18. T-Rex – Electric Warrior

1971 – Fly / Reprise

T-Rex - Electric Warrior

Electric Warrior es sin dudas el mejor trabajo de T. Rex, y también de Marc Bolan. La influencia que tuvo en el glam rock de David Bowie, Slade y en todo el punk y post-punk es inconmensurable. La arrolladora actitud escénica de Marc Bolan se transforma en puro sonido en este disco de 1971, que inaugura una década dorada del rock. Canciones como “Get It On“, “Cosmic Dancer“, “Girl, “The Motivator“, expresan la nueva sonoridad de aquella época, que posteriormente será llevada a los sitios más elevados por muchísimas bandas que fueron herederas directas de este gran álbum.
A.R.

17. Patti Smith – Horses

1975 – Arista

Patti Smith - Horses

“Jesús murió por los pecados de alguien, pero no los míos” fue la frase con la que Patti Smith empezó su debut Horses y con la cual decidió presentarse al mundo. Desde el comienzo, ella comanda tu atención y se impone como una presencia que no está para juegos. Salida de la escena under del CBGB de Manhattan, la Madrina del Punk pasó de intelectual feminista a front woman, terminando como inventora de un género entero con su primer y mejor disco. Horses incorporó la poesía de la formación literaria de Smith y le sumó quintas y punteos violentos (con la ayuda de Lenny Kaye y Tom Verlaine de Television), con momentos de jazz y referencias a Rimbaud. El highlight del disco es “Land“, una canción épica de casi diez minutos de duración que haría temblar a los Ramones y a los Sex Pistols. Con Horses, Patti Smith dejó su marca en la historia.
B.A.

16. The Rolling Stones – Sticky Fingers

1971 – Rolling Stones Records

The Rolling Stones - Sticky Fingers

Sticky Fingers fue el primer disco de los Rolling Stones producido por su propio sello discográfico, luego de la ruptura con Decca Records. El álbum sigue la misma línea que su antecesor, Let it Bleed, pero es sin dudas más salvaje y real. Un arrebato al sexo, las drogas y el rock and roll que comienza desde el primer contacto con su controvertida portada, diseñada por Andy Warhol, y continúa incluso con su disco sucesor, Exile on Main St. (1972). Sticky Fingers es el primer álbum que contó con la participación íntegra de Mick Taylor como miembro de los Stones. Además, se incluyó en la contratapa por primera vez el logo de la banda, diseñado por John Pasche. Este es un disco sucio y honesto, considerado por muchos el más rockero de la banda.
S.S.

15. Iggy and the Stooges – Raw Power

1973 – Columbia

Iggy and the Stooges - Raw Power

Raw Power apareció en febrero del ’73 y fue el tercer y último trabajo de estudio de los Stooges antes de su disolución en 1974. Aunque al principio el álbum pasó algo desapercibido y poco valorado, tiempo después Iggy y compañía convirtieron a Raw Power en uno de los discos que más influencia iba a tener sobre las bandas de punk rock venideras. En poco más de media hora podemos escuchar ocho canciones bien crudas y poderosas como lo indica su nombre. Los clásicos: “Search and Destroy” y “Gimme Danger“. Las que no hay que dejar de escuchar: “Raw Power” y “Shake Appeal“.
F.G.

14. The Rolling Stones – Exile On Main St.

1972 – Rolling Stones Records

The Rolling Stones - Exile On Main St.

En 1974, ocho años después de publicar su disco debut, los Rolling Stones entregarían su 12º disco, doble, y el que cerraría todo un ciclo de rock and roll. La grabación de este disco se dio cuando ya la fuerte adicción a las drogas era de conocimiento público y ellos eran parte del más exclusivo jet-set global. Grabado casi íntegramente en Francia, sus 67 minutos destilan blues, country, gospel en canciones como “Tumbling Dice”, “Sweet Virginia” y casi al final el épico “Shine a Light”. Cierran una etapa que algunos críticos la llaman “la edad dorada” de la banda: es que los Stones nunca volvieron a sonar como en Exile On Main St.
R.P.

13. Joni Mitchell – Blue

1971 – Reprise

Joni Mitchell - Blue

Cuenta la leyenda que cuando Joni Mitchell le mostró la versión finalizada de Blue a su amigo Kris Kristofferson, él reaccionó diciendo: “Dios Joni, guárdate algo para vos misma”. El grado de desnudo e intimidad que expuso acá no tenía precedentes: en la hermosa “Little Green“, la canadiense narra sobre cómo la embarazaron en su juventud y tuvo que dejar a su bebé en adopción para que tenga la mejor vida posible – y ese es sólo un tema de diez. Es que este álbum, como el color de su título adelanta, es una colección de tristezas catárticas escritas por Mitchell en pleno pasaje del folk al jazz y del romance a la soltería tras ser abandonada por James Taylor. Entre las afinaciones de guitarras complejas, los cambios de acordes inusuales, las letras personales y la voz angelical de su autora, Blue es uno de los mejores discos de la historia. Y en cuanto a canciones románticas, es difícil encontrar alguna mejor que “River” o “A Case of You“.
B.A.

12. Pink Floyd – The Wall

1979 – Harvest Records / EMI Records

Pink Floyd - The Wall

Pocas cosas han sido más impresionantes que el impacto y la repercusión del undécimo disco de Pink Floyd, sin dudas una de las obras más icónicas de este último tiempo. The Wall es el álbum conceptual por excelencia, destroza corazones y reconfigura nuestra manera de aprehender el mundo. La grandeza del disco se complementa con la sublime interpretación audiovisual de Alan Parker y los imponentes shows que lo toman como estandarte. Sin dudas, una obra de arte en todos los sentidos.
A.C.

11. David Bowie – “Heroes”

1977 – RCA

David Bowie - Heroes

En el segundo album de la Trilogía de Berlín, Bowie regresa con Tony Visconti como productor y la colaboración de Brian Eno, sumando además al lider de King Crimson, Robert Fripp. Tomando la estructura de su anterior trabajo, Low, hay también una primera parte con canciones más “tradicionales” y una segunda mayormente instrumental. Bowie continúa y refina esa línea experimental, con un resultado general que se siente más pulido, menos denso y claustrofóbico. El sonido es más accesible, sin dejar de ser complejo. Aparece también algo del cosmopolitismo de Berlin. Introduce en los pasajes instrumentales sonidos de medio oriente y Japón. Sigue habiendo sintetizadores, guitarras, ritmos pulsantes, extrañeza, claridad y oscuridad. Pero “Heroes” termina de brillar con luz propia especialmente en la canción que da título al disco. En esos seis minutos se fusionan los talentos de todos los involucrados y la voz de Bowie termina de impulsar el álbum hacia nuevas fronteras.
M.R.