La era digital ha llegado hasta los espacios más conservadores y tradicionales del arte y aunque muchos aún se presentan reticentes a cambiar de soportes, otros deciden adaptarse e innovar. Ese es el caso del Munchmuseet de Oslo, museo que alberga la colección que el pintor noruego Edvard Munch dejó explicitada en su testamento, que ha decidido digitalizar no sólo la mencionada colección sino también obras de colecciones públicas y privadas, lo cual suma un total de 7.600 obras.

Desde Hyperallergic describen las piezas que componen esta vasta colección online:

“El catálogo en línea, gratuito para todos, representa una enorme hazaña de logística y contiene dibujos que se remontan a la infancia del pintor; cuadernos de bocetos; estudios de herramientas, monedas y llaves que demuestran la dedicación de Munch como dibujante disciplinado; y acuarelas de edificios que fueron algunos de los primeros cuerpos de trabajo desarrollados por él en su juventud”.



Esta operación se vislumbra como democratización del arte, además de entender las nuevas formas de consumir arte, y las palabras del curador Magne Bruteig no hacen más que reafirmarlo:

“El objetivo es hacer que el arte de Munch sea lo más conocido y accesible para la mayor cantidad de gente posible, y como tantísimos de estos dibujos nunca se han expuesto o publicado, adquieren vital relevancia, como un tesoro escondido”.

Podés ver la colección completa acá.