Jean-Michel Basquiat es, tal vez, una de las figuras más irreverentes dentro de la escena del arte neoyorquino de los ’80. En contacto con Andy Warhol y apelando a las calles como lienzo, el artista practicó el innovador arte del graffiti viviendo en las calles y bajo el seudónimo SAMO. A pesar de su temprana muerte, a los 27 años, Basquiat también se desarrolló como poeta, músico y artista plástico, y fue un personaje más que vanguardista, así que su vida y carrera se presentan como material ficcionalizable, fácilmente.

Si bien su vida ya fue llevada al cine por Julian Schnabel en 1996 con Jeffrey Wright como Basquiat y David Bowie como Andy Warhol, ahora, la biografía y la obra de Jean-Michel Basquiat tendrán su propio musical en Broadway.

A cargo de los productores Alan y Barbara Marks, el proyecto se encuentran en plena gestación y contará con testimonios de primera mano, ya que la producción está trabajando en conjunto con la familia del artista. Así, los creadores del musical tendrán acceso directo a los archivos y obra de Basquiat.

Lisane y Jeanine Basquiat, hermanas del fallecido artista estarán vinculadas a la producción y han expresado por qué eligieron colaborar con la producción:

“A través de los años, muchas personas se han acercado a nosotras para contar la historias de nuestro hermano en el escenario. Pero al discutir el proyecto con Marks en estos meses, nuestro interés creció cuando entendimos que su punto de vista al contar la historia de nuestro hermano sería con mucho respeto y pasión hacia su vida, arte y legado. Con Jon Batiste y John Doyle liderando el equipo creativo, estamos emocionados con todas las posibilidades. No podemos esperar a que comience el proceso. Broadway es un mundo nuevo para nosotros, y estamos ansiosas de compartir la vida y obra de nuestro hermano”.

Será Jon Batiste, conocido por The Late Show con Stephen Colbert, quien estará a cargo de la música y letras del musical y el ganador del Premio Tony John Doyle, estará a cargo de la puesta en escena.

Batiste habló de sus expectativas sobre el proyecto:

“Quiero que la gente se vaya de este espectáculo inspirado para crear. Quiero que no solo aprendan sobre Jean-Michel Basquiat, un innovador, sino que también sientan la emoción visceral del proceso creativo y que profundicen y descubran su propia creatividad. Tenemos la oportunidad de contar una historia verdaderamente profunda, llena de altos y bajos emocionales, con un arte increíble en el centro de todo”.