Donald Trump no es precisamente querido en el ámbito artístico. El actual presidente de los Estados Unidos suele recibir el rechazo público de muchos artistas del país, salvo algunas excepciones como Kanye West. Esta vez es Rihanna la que ha arremetido contra Trump.

En el marco de las elecciones del Senado de Estados Unidos que se darán este martes 6 de noviembre, fue en un acto de Trump en Chattanooga que comenzó a sonar “Don’t Stop the Music” de Rihanna y el analista Philip Rucker le avisó por Twitter a la cantante. Si bien ella no suele pronunciarse en contra del político, esta vez dejó muy en claro su postura. Acerca de la campaña utilizando su música, la artista de Barbados twiteó:

“No por mucho tiempo… Ni yo ni mi gente estaremos nunca en uno de esos patéticos actos. Muchas gracias por el aviso, Philip!”

Por otro lado, Axl Rose, quien desde su cuenta de Twitter acostumbra a hacer pública su posición política, también se pronunció contra la utilización de la música de Guns N’ Roses. Este pasado fin de semana se utilizó “Sweet Child O’ Mine” en un acto político en West Virginia y el cantante expresó que había “pedido formalmente que su música no se use en mítines de Trump y otros eventos asociados”.

Rihanna y Axl Rose se suman a otros artistas que han manifestado expresamente la negativa a que su música se vincule con las campañas de Donald Trump. Algunos de ellos son: Prince, Pharrell, Adele, Queen, The Rolling Stones, R.E.M. y Neil Young.