El nuevo milenio encontró a la banda Smash Mouth disfrutando del éxito de su segundo disco y bien recibido por la crítica disco, Astro Lounge, cuando la gente de DreamWorks Pictures se les acercó para proponerles que grabaran un cover del track de The Monkees, “I’m a Believer”, para la película Shrek.

Luego del estreno de la cinta a mediados de mayo de 2001, el grupo californiano alcanzó su mayor pico de fama gracias a esta canción que resultó ser su carta de presentación para todas aquellas personas que, previo a ver el film, no tenía idea de su existencia.

Pero el estallido de Smash Mouth podría no haber ocurrido nunca de no haber sido que otra banda rechazó ser parte del soundtrack de la mencionada película antes de que DreamWorks acudiera al frontman Steve Harwell y compañía.

Esto se supo recientemente gracias a Billy Corgan, ya que el cantante confesó que la propuesta original para grabar el tema principal de Shrek le llegó primero a The Smashing Pumpkins, aunque, claro está, no prosperó.

En otra de sus ya clásicas sesiones de preguntas y respuestas a través de Instagram, Corgan fue consultado por uno de sus seguidores sobre si había visto Shrek, a lo que el músico contestó:

“Curiosidad de Smashing Pumpkins: nos ofrecieron la canción de los créditos finales para Shrek 1, pero la propuesta fue retirada y entregada a Smashmouth [sic] que habían tocado la canción de Monkees”.

Algunas horas más tarde, otra persona volvió a sacar el tópico, pero, en este caso, preguntó cuál habría sido el tema que el grupo hubiera grabado para el largometraje encabezado por Mike Myers, Eddie Murphy y Cameron Diaz.

“La canción era ‘Untitled’”, sentenció Billy, haciendo referencia al último track grabado y lanzado por los Pumpkins previo a su separación del 2000 y que forma parte del compilado Rotten Apples que el conjunto de Chicago editó a finales de 2001.