|
19/03/2022

El día que David Bowie vio por primera vez a The Rolling Stones

Durante los 2000, Bowie recordó en una entrevista en el talk show de Michael Parkinson la primera vez que vio a los Rolling Stones en el marco de un concierto de Little Richard. Leé lo que contó en esta nota.

David Bowie y Mick Jagger son dos de los performers más peculiares e icónicos que dio el rock. Ambos se caracterizaron por no solo ser cantantes sino también grandes actores arriba del escenario, vanguardistas e íconos de la moda, así como sex symbols que salían del estereotipo masculino. Lo cierto es que, a través de los años, los dos británicos llegaron a construir una amistad que sobrepasó los escenarios, la cual les permitió compartir visiones sobre la música y el arte performático.

Durante los 2000, Bowie recordó en una entrevista en el talk show de Michael Parkinson la primera vez que vio a los Rolling Stones en el marco de un concierto de Little Richard:

“Lo vi por primera vez en 1963, creo que fue y debería haber sido en el Brixton Odeon. Alguien tiene que recordar la gira, todo el mundo recuerda todo actualmente. The Rolling Stones fueron los teloneros y era la primera vez que los veía y todavía no eran muy conocidos. Había unos seis jóvenes que corrieron hasta el frente, ese era su número de fans en ese momento. Todo el mundo había ido por Little Richard. No tenía precio, nunca había visto algo tan rebelde en mi vida”.

The Rolling Stones.

Sobre esta noche inolvidable también recordó un momento clave en el que Jagger ya dejaba claro que su estilo no era producto de modas ni tampoco estaba mediado por la opinión del resto: “Alguien gritó ‘Cortate el pelo’ y Mick dijo, nunca olvidaré estas palabras: ‘¿Para lucir como tu?’. Pensé, ‘Dios, este es el futuro de la música'”.

Jagger también ha expresado en diversas ocasiones su cariño y admiración por el llamado Duque blanco y cómo la amistad con él lo alimentó también de manera profesional. Al momento de la muerte de Bowie, el cantante recordó que hacía mucho tiempo que no se hablaban y que esto le significó mucho arrepentimiento.