Algunas historias de amor están hechas para vivir en la fantasía. La de Eddie Vedder y Valeska Custers es una de ellas.

Allá por 1992, el frontam de Pearl Jam y la espectadora se encontraron en un concierto de la banda en Holanda. En realidad, Valeska estaba en aquel show por los teloneros, City Pig Unit. De todos modos, Vedder y Custers se conocieron en el backstage y, entre charlas, una cosa llevó a la otra y terminaron tomando un café en un bar cercano, según relató Custers al periódico local Het Parool.

Cuando Valeska le ofrece llamarle un taxi para que lo lleve a su hotel, Eddie se negó y le pidió si no podía llevarlo en su bicicleta, fiel al estilo holandés.

Así fue que esta desconocida llevó a Eddie Vedder al hotel, en la parte de atrás de la bicicleta y le regaló un recuerdo que nunca podría olvidar. Intercambiaron direcciones e incluso Eddie se quedó (sin querer) con la mochila de ella.

Aparentemente, el músico nunca se olvidó de la historia, ya que 27 años después, como si se tratara de una película de Linklater, los dos se volvieron a encontrar. Fue el pasado fin de semana, en un concierto que dio Vedder en Bruselas. Valeska, hoy casada y madre de tres hijos, fue personalmente invitada por el manager de Vedder a asistir al show junto a su marido. No solo tenían entradas esperándolos en la boletería sino también, pases para el backstage.

Durante el show Vedder recordó aquella noche junto a su público y preguntó si esa persona se encontraba entre la multitud. Fue luego del show que Eddie y Valeska volvieron a verse, pasados 27 años de aquel romántico episodio. El encuentro fue histórico y las palabras de Vedder fueron: «Aún tienes la misma sonrisa.» Conversaron sobre sus vidas, sus hijos y bromearon acerca de aquella noche.

Esta es una de esas historias que quedan en el recuerdo, que con sólo algunas horas nos dejan fantasear de por vida.