Noticias
|
15/07/2021

Foo Fighters: Lo que más incomoda a Dave Grohl de ser el líder de la banda

Aunque hoy parece natural verlo al mando de su agrupación, al artista no le resultó nada sencillo tomar la decisión de convertirse en frontman. Conocé las razones.

Dave Grohl no solo será recordado como el baterista de Nirvana sino también por liderar una de las bandas de rock más importantes de la últimas décadas: Foo Fighters. Sin embargo, y aunque hoy parece natural verlo al mando de su agrupación, al artista no le resultó nada sencillo tomar la decisión de convertirse en frontman.

Según cuenta el sitio Far Out Magazine, Grohl nunca tuvo la intención de ser otra cosa más que el baterista de Nirvana, pero en 1992 decidió grabar algunos demos. Si bien solo los tocaba frente a un grupo selecto de personas, tras la muerte de Kurt Cobain decidió revisitarlos con la intención de que finalmente sean escuchados.

Tras la muerte de su amigo y la separación de Nirvana, Grohl decidió aislarse del público durante meses para refugiarse en su dolor y comenzó a trabajar en pistas que eventualmente integrarían el álbum debut de Foo Fighters en el año 1995. Sin embargo, no estaba seguro de qué lugar ocupar: el de baterista o el de frontman.

Dave Grohl

"Simplemente me resultaba raro volver a la batería, porque me habría recordado a mi tiempo en Nirvana", explicó Grohl en una entrevista con Howard Stern en 2020. "Hubiera sido triste para mí personalmente. Hubiera sido algo emocional estar detrás de la batería todas las noches y no tener a Kurt allí. Así que yo estaba como, 'no, a la mierda. Voy a intentar esta otra cosa'".

Pasar de la batería al frente no fue nada fácil porque él no se sentía capacitado: "Me siento cómodo estando en el escenario con una guitarra frente a un micrófono", reflexionó Grohl en una entrevista durante los primeros días de Foo Fighters. "Pero creo que tengo una voz realmente estúpida, así que cada vez que la escucho en los monitores, estoy como, 'Oh Dios'", comentó.

Foo Fighters - Foto: Danny Clinch

"Me he acostumbrado a esa sensación, como si fuera tan fuerte que ya nadie puede oír mi voz, y todos están bailando, así que no deben ser capaces de escuchar realmente mi voz. Sí, me estoy sintiendo un poco más cómodo con ello, pero lo más incómodo de esto son las entrevistas y todos los que me miran para decir algo entre canciones", explicaba Grohl.

Y agregó: "Porque se supone que soy el líder carismático, se supone que soy el líder de la banda, y soy un maldito idiota. Salgo ahí y siento esta presión entre canciones. Siento que tengo que decir: 'Muchas gracias, '¿Cómo estás? Hoy hicimos esto, y aquello, y esto y aquello. Simplemente siento que se supone que debo ser esta presencia, ya sabes, y no lo soy. Solo creo que soy un tipo promedio, realmente".

Ver más sobre: Dave GrohlFoo Fighters